Una empresa donó 5.000 kilos de un potente desinfectante para prevenir el avance del coronavirus