Un laboratorio estadounidense desarrolló un nuevo anticuerpo que puede bloquear al coronavirus