Salarios bajos y menos consumo