La polémica y riesgosa prueba en el autódromo en plena pandemia recaudó sólo $ 1.750