La NASA detectó la estrella más lejana jamás vista con el telescopio Hubble