La burocracia de la Prefectura deja sin servicio a los prestadores de paseos por el Río a turistas