Contraataque de Coque García para encarcelar a Urribarri