Científicos argentinos desarrollaron una máquina para potabilizar el agua de mar