Supermercados del interior rechazan el control gremial y amenazan con irse de Precios Justos