Siguen a oscuras y en la dulce espera