Practicar este ejercicio puede prevenir hasta en un 72 por ciento el riesgo de desarrollar el cáncer más agresivo