Marchen dos 4×4: en el ministerio de Bahillo no hay pobreza