Azotaba a su hijastro con una manguera para que dejara la escuela y saliera a vender