Diario Nova

Momentos de incertidumbre en la justica local por el supuesto abusador profesor de música

tribunales-de-Gualeguaychú

El ambiente judicial de la ciudad de Gualeguaychú se encuentra en alarma, estaría existiendo preocupación ante la posible eventual aparición de algunas víctimas de acosos y abusos.

Moments of uncertainty in local justice due to the alleged abusive music teacher.

Ahora bien, tras conocerse el escándalo, el margen del tiempo de los supuestos acosos y abusos que habrían sido cometidos por el profesor de música contra menores de edad puede datar desde el año 2015, si bien en la primera parte de nuestra publicaciones dimos a conocer el tiempo aproximadamente entre los años 2019 y 2020. No se descarta que tenga aún más víctimas.

En este contexto, fuentes contaron a NOVA que una agente fiscal de Gualeguaychú se estaría contactando con algunas víctimas para entablar una especie de amistad para luego desacreditar la información y truncar la investigación, la intención sería que todo quede en la nada misma.

Además la Señora agente fiscal estaría trabajando para armar una acusa judicial contra la prensa libre e independiente. Planes e intenciones que estamos revelando por fuentes bien informadas.
Sin embargo muchas de las chicas continúan con temor ante la impunidad y la falta de justicia, a través del tiempo no se las ha escuchado ni mucho menos protegido desde las autoridades que debieron hacerlo, pareciera que la prioridad de la fiscalía de Gualeguaychú estaría en mirar para otro lado y que el asunto se olvide.

Qué hacer si sospechas que tu hija o hijo es víctima de abuso sexual.

Tener una escucha adecuada y transmitir confianza, son algunas de las recomendaciones de las especialistas sobre cómo actuar frente a la develación o sospecha de un caso de violencia sexual.
Las niñas, niños y adolescentes víctimas de violencia sexual no solo deben romper el silencio impuesto por su agresor, sino también encontrar un adulto que crea en sus palabras (o sepa identificar las señales de alerta) y los proteja. Lamentablemente, en muchas ocasiones eso no sucede. “La negación es lo más frecuente. Es tan brutal que la primera reacción es pensar que no puede estar pasando”, afirma Paula Wachter, Directora de Red por la Infancia.

La psiquiatra infantojuvenil Silvia Ongini y las psicólogas Victoria Gandara y Dolores Steverlynck, fundadoras del Centro de Asistencia y Prevención del Abuso Sexual en la Infancia y Adolescencia (Cepasi), subrayan que cuando se sospecha o se sabe que una niña, niño o adolescente ha sido víctima de abuso sexual, se produce “una movilización emocional y una conmoción en el entorno familiar de la víctima”, especialmente en aquellos adultos cuidadores receptores de esta sospecha o develamiento.

Esto puede incluir rabia, desesperación, angustia, incredulidad o negación. “Es por eso que tener en claro qué hacer y qué no, puede ayudar a ser más asertivos en la respuesta y, al mismo tiempo, a canalizar la angustia haciendo algo al respecto”, sostienen las especialistas.

El hecho de que la mayoría de los abusos sean perpetrados por alguien cercano al chico o chica, familiar o de su confianza, hace más difícil la intervención.

En otro orden de cosas la fiscalía local tiene que motivar a las supuestas víctimas de acosos y abusos por parte del profesor de música para que hablen y no que callen, los intereses internos son muy profundos.

Ante la falta de respuestas y acciones las chicas dudan que sus voces sean escuchadas y tomadas en serio, hasta el momento nadie les garantiza de poder hablar valientemente.