Diario Nova

Estados Unidos advierte de una gran concentración militar serbia cerca de Kosovo

MOVIMIENTO DE TROPAS

US warns of large Serbian military buildup near Kosovo.

Estados Unidos pidió en estas últimas horas a Belgrado que retire sus fuerzas de la frontera con Kosovo tras detectar lo que calificó de una concentración militar serbia sin precedentes.

Serbia había desplegado sofisticados tanques y artillería en la frontera tras los enfrentamientos mortales que estallaron en un monasterio del norte de Kosovo la semana pasada, advirtió la Casa Blanca.

La violencia, en la que murieron un policía kosovar y tres pistoleros serbios, supuso una de las escaladas más graves desde hace años en Kosovo, antigua provincia separatista serbia.

“Estamos vigilando un gran despliegue militar serbio a lo largo de la frontera con Kosovo”, dijo a la prensa el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby.

“Eso incluye un despliegue sin precedentes de artillería serbia avanzada, tanques, unidades de infantería mecanizada. Creemos que se trata de un acontecimiento muy desestabilizador”.

Y añadió: “Pedimos a Serbia que retire esas fuerzas de la frontera”.

La concentración se había producido en la última semana, pero su propósito aún no estaba claro, dijo Kirby.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, telefoneó al presidente serbio, Aleksandar Vucic, para instarle a una “desescalada inmediata y a la vuelta al diálogo”, añadió.

Y el consejero de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, habló con el primer ministro de Kosovo.

El dirigente serbio Vucic no negó directamente que se hubiera producido una escalada reciente, pero rechazó las afirmaciones de que las fuerzas de su país estuvieran en alerta.

“He desmentido las falsedades en las que se habla del máximo nivel de preparación de combate de nuestras fuerzas, porque sencillamente no lo he firmado y no es exacto”, declaró Vucic a los periodistas.

Preocupante.

Serbia dijo el miércoles que el ministro de Defensa y el jefe de las fuerzas armadas habían ido a visitar una “zona de despliegue”, pero no dio más detalles.

Los enfrentamientos del domingo comenzaron cuando hombres armados serbios tendieron una emboscada a una patrulla a pocos kilómetros de la frontera serbia, matando a un agente de policía de Kosovo.

A continuación, varias docenas de asaltantes se atrincheraron en un monasterio ortodoxo, lo que desencadenó un tiroteo de una hora de duración en el que murieron tres pistoleros y otros tres fueron detenidos.

El gobierno de Kosovo ha acusado a Belgrado de respaldar toda la operación, mientras que un miembro de uno de los principales partidos políticos serbokosovares admitió haber dirigido a los pistoleros, según declaró el viernes su abogado.

Kirby dijo que el ataque tuvo un “nivel muy alto de sofisticación”, con la participación de unos 20 vehículos, armas de “grado militar”, equipos y entrenamiento.

“Ni siquiera tenemos la mitad de las tropas que teníamos hace dos o tres meses”.

“Es preocupante. No parece que se trate de un puñado de tipos que se juntaron para hacer esto”, dijo.

La OTAN “aumentará la presencia” de su fuerza de mantenimiento de la paz conocida como KFOR tras el ataque, añadió Kirby.

En Bruselas, el jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, confirmó que la alianza liderada por Estados Unidos estaba dispuesta a reforzar la fuerza para hacer frente a la situación.

Kosovo se separó de Serbia en una sangrienta guerra en 1998-1999 y declaró su independencia en 2008, un estatus que Belgrado y Moscú se han negado a reconocer.

Las tensas relaciones entre la mayoría de etnia albanesa y la minoría serbia se han intensificado en los últimos meses en el norte de Kosovo.