Un contacto estrecho con un positivo complica a la cúpula de inteligencia criminal de la PER