Las bajas rusas “superan con creces los 100.000”