El sencillo hábito que evita la pérdida de memoria con la edad