La Justicia consideró que el agresor de las profesoras de danza es imputable y quedará detenido en Ezeiza