mié. Ene 27th, 2021

Socios de la Cooperativa “Unidos por una vivienda” cuentan la odisea que viven desde 2014 para acceder al techo propio

Imagen ilustrativa de la chacra “Del Cristo”.

Difunde en las redes

Members of the Cooperativa “Unidos por una Vivienda” tell about the odyssey they have lived since 2014 to access their own roof.

Algunos de los Socios de la Cooperativa Unidos por una Vivienda hicieron llegar a DIARIO NOVA la historia y odisea que vienen padeciendo desde el año 2014 para acceder al techo propio.

Nuestra historia:

Hace 6 años atrás, la Cooperativa Unidos por una Vivienda Lda., matricula n° 38.827, a la cual pertenecemos, un grupo de 100 familias de los 430 (aproximados) que actualmente conformamos la cooperativa, compramos una chacra con el único objetivo de acceder a la vivienda propia, motivo por el cual la cooperativa fue creada.

En aquel momento estaba vigente un plan de Nación por medio del FONAVI destinado a la construcción de viviendas rurales para terrenos ubicados fuera del ejido urbano, plan que se ajustaba a los requisitos que reunimos, ya que nuestra chacra está ubicada fuera del ejido de promoción urbana, ubicada en calle Las Tropas y La Calandria de la Ciudad de Gualeguaychú.

Fueron muchas las idas y venidas, reuniones, asambleas, en 2014 cuando comenzamos a transitar este camino, en pos de lograr nuestro objetivo, sumado además a las convocatorias por parte del consejo Administrativo de la Cooperativa a los actos de campaña política en apoyo al Dr. Martín Piaggio (actual intendente) en aquel entonces candidato la intendencia para las elecciones municipales 2015, ya que su campaña estaba dirigida principalmente al proyecto habitacional apoyando a las cooperativas.

Era una época de muchas expectativas y gestión que la municipalidad avalaba, tal es así que el Director de Cooperativas del municipio Sr. Daniel Crespo (hoy gerente regional del IAPV Gualeguaychú) socio activo de esta cooperativa como dueño indiviso de la chacra “El Cristo” junto al grupo de las otras 99 familias que soñamos con tener nuestra vivienda única, nos acompañaba en aquel sueño, y siendo además él quien nos presentó el proyecto de loteo y urbanización de nuestro terreno, hasta qué, el cambio de gobierno a nivel nacional en el año 2015 y el plan por el cual íbamos a construir dejó de existir, aunque el Dr. Martín Piaggio asumió la intendencia como así también en el gobierno provincial asumió el Gdor. Gustavo Bordet, siendo de la misma línea política y que continúan en su mandato hasta la actualidad. Desde ese momento hasta hoy, todas nuestras expectativas e ilusiones quedaron en el camino, ya que hasta hace unos meses seguimos esperando que volviera algún plan similar para lograr tener el derecho al acceso a la vivienda única y digna, en el terreno que compramos a tal fin.

Entendiendo que por parte de la Comisión Directiva de nuestra cooperativa, pasando ya por varias comisiones, habiendo socios conformando el Consejo y a la vez siendo empleados municipales, como el socio Omar Sosa, siendo presidente y asumiendo durante la gestión municipal como Concejal, motivo por el cual se vio obligado en relación a la incompatibilidad de dejar su cargo directivo.

Asume luego la presidencia del Consejo Administrativo de nuestra Cooperativa Unidos por una Vivienda, mediante elecciones, Martín Jesús Cergneux, socio activo, dueño indiviso de otra chacra de esta cooperativa ubicada en calle Roffo y también empleado municipal en su primer año.

Sin convocar a nuevas elecciones luego de su primer período continuó siendo presidente de nuestra cooperativa, ejerciendo por un año más ambos cargos, preexistiendo incompatibilidad como Director de Electrotecnia, violando nuestro estatuto que así lo contempla, perjudicando el buen funcionamiento, desoyendo las peticiones de los socios en relación a su renuncia, no solo por frenar trámites administrativos, ya que su firma estaba afectada a la dirección de su gestión municipal, sino ante las notorias irregularidades, como la supuesta estafa de la que en ese entonces ejercía la función de secretaria a dos personas ajenas a esta cooperativa, por la cual fuimos todos los socios afectados patrimonialmente.

En una posterior elección, en el año 2019, asume como presidente la Sra. Tagniani Romina, también empleada municipal en la actualidad. La situación actual como socios y dueños indivisos de la chacra “El Cristo” y pasando por todas las comisiones, con promesas por ser allegados a dirigentes del palacio municipal, es que, nos encontramos en una situación de agotamiento ya que jugando con las ilusiones por un lado, pero sosteniendo por el otro de que no habría posibilidad de construir si no era por medio de un plan de construcción de viviendas, como el propuesto desde el gobierno nacional de aquel entonces.

Concibiendo que otros dos grupos de socios de esta Cooperativa accedieron a la construcción de sus viviendas a través del programa de autoconstrucción “Hago mi Casa” y el “Programa Federal de Viviendas y Mejoramiento del Hábitat de Pueblos Originarios y Rurales”, un tiempo antes de que se diera de baja el mismo, en tierras ubicadas fuera del ejido urbano, logrando recién este año 2020, la excepción de subdivisión por medio de la aprobación de una ordenanza del Honorable Concejo Deliberante Gualeguaychú y que actualmente esos grupos de socios formaron el Barrio en Calle Tropas Y Domínguez de 20 familias y el Barrio “Miguel Ángel Martínez” de 40 familias, gozando de este derecho constitucional gracias a las gestiones logradas en aquel momento entre la Comisión Directiva de la Cooperativa el gobierno municipal junto al plan vigente.

Pero este año para nosotros hubo un hecho que cambió la situación en relación a la posibilidad de concretar nuestro sueño por medio de la autoconstrucción de cada familia en particular.

Fue en enero que a través de una propuesta que surge del municipio, la cual planteaba una supuesta donación, permuta, venta de terreno, en el que nosotros debíamos donar nuestra chacha de 6 ha. aproximadas al municipio cuyo objetivo era la creación de un “Polo Cooperativo” y a cambio nosotros (los socios) debíamos efectuar la compra de otra chacra ubicada en calle Maestra Piaggio casi Boulevard de María de 2 ha. aproximadas a un valor de contado efectivo de 347.624,31 o bien pagaderos en cuotas según una cantidad X, nunca supimos, ya que en el pre convenio no figuraba, de valor UTM, por lo tanto modificables durante 10 años, con el supuesto beneficio de acceder a un terreno con servicios, el cual no era así, ya que luego de un tiempo en plena pandemia, en una de las reuniones con empleados de la Secretaría de Hábitat y Planeamiento Municipal nos dijeron que la municipalidad no contaba con los fondos para llevar los servicios, salvo que las 100 familia pagáramos por lo menos el 25% del total del valor del terreno.

Este contexto es lo que despertó el interés de un grupo de socios viendo la imposibilidad de algunas familias de no poder llevar adelante la compra de otro terreno, agravado un tiempo después por la situación de pandemia que habíamos comenzado a vivir y en la que muchas familias perdieron sus empleos o se les redujo el mismo, y sabiendo que el terreno que teníamos ya estaba pago, es por eso que se llevaron adelante las averiguaciones correspondientes con profesionales idóneos en la materia: abogados, escribanas y un agrimensor sobre la factibilidad de autoconstrucción en la chacra y coincidieron todos en que era posible la construcción, quedando a disposición del municipio la aprobación de excepción de subdivisión de la tierra.

Entendiendo que estamos fuera del ejido urbano, comprendemos que debemos hacer frente a gastos de manera individual sobre los costos de los servicios y demás, pero concibiendo que el gobierno actual va en la misma línea de lo que nosotros queremos lograr (que las familias de la ciudad accedamos a la posibilidad de obtener viviendas únicas, consagrando un derecho Constitucional Nacional y Provincial) no veíamos el impedimento a ello y es que decidimos seguir adelante y, mediante las leyes vigentes, empezar a gestionar todas las factibilidades para lograr la autoconstrucción de las viviendas para las 100 familias.

El punto es que actualmente nos sentimos totalmente desamparados porque no sólo, no se nos atendió en la audiencia solicitada con el intendente Dr. Martin Piaggio, sino que la Comisión Directiva actual de nuestra Cooperativa presidida por la Sra. Tagniani Romina, actualmente empleada municipal; la Sra. Cecilia Gómez, como secretaria; la Sra. Soledad Ross como tesorera y la Sra. Belén Martínez como vocal, no solo NO nos brindan el acceso a la información adecuada, como conocer la nómina de la cantidad de socios que actualmente están activos en la cooperativa, y dar respuestas a irregularidades que hemos notado en relación a la administración contable, mediante notas enviadas al síndico el Sr. Cristián González, sino que además éste se ve imposibilitado de acceder a la oficina para llevar adelante su rol actual y así funcionar de manera más eficaz, en pos de lograr un beneficio mancomunado y de cumplir con los objetivos para los cuales la cooperativa fue creada, ya que de parte del Consejo de Administración han manifestado la desconfianza con esta persona, sin motivo aparente.

Queremos manifestar nuestra total disconformidad con cómo se está manejando la situación de parte de la comisión directiva de esta Cooperativa, y en relación a ello, nos comunicamos con IPCYMER vía correo electrónico y telefónicamente, para informar la situación y para que nos indicaran como continuar en tal caso, sabiendo este tipo de irregularidades (manifestadas en una carta adjunta) puede imposibilitar el avance de nuestro proyecto (expediente municipal Nº 6698), habiendo pasado casi 30 días y no tuvimos respuesta alguna.

En cambio los correos enviados al organismo INAES fueron respondidos a la brevedad y en virtud a lo solicitado, nos sugirieron un link para elevar directamente la denuncia, al cual no recurrimos. Creemos que teniendo dentro del área municipal el Expediente Nº 6698, gracias a todas las gestiones llevadas a cabo este año por medio de un grupo de socios, hoy en día necesitamos más que nunca el apoyo de la gestión municipal ya que nos respondieron que no nos pueden avalar la subdivisión del anteproyecto presentado de nuestro barrio “El Cristo” porque las ordenanzas municipales no nos avalan y por ser zona de chacra.

Somos totalmente conscientes que compramos en zona de chacra como ya se expresó más arriba pero sabemos que barrios como los que existen dentro de nuestra cooperativa se hicieron en zona de chacra y fuera del ejido urbano, y que barrios como “Don Pedro” y “Totó Irigoyen”, corrieron la misma suerte.

No estamos pidiendo que nadie nos regale algo, pedimos que se nos dignifique como personas y que nos faciliten la aprobación del expediente para destrabar la situación y tener cuanto antes la posibilidad de ejercer un derecho constitucional, ya que la compra del terreno para tal fin, se realizó, antes de la ejecución de POT, por lo cual ya era un derecho adquirido para la construcción de las viviendas en el año 2014.

Insistimos, que nuestro sueño es llevar adelante la autoconstrucción de nuestras viviendas de la manera más propicia y beneficiosa incluyendo los servicios buscando alternativas que ajusten a nuestras necesidades básicas.

 Saludamos atte. Socios del grupo de 100 familias dueños de la chacra “Del Cristo”.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios