Policías, enfermeros y maestros más pobres, mientras políticos más ricos

Difunde en las redes

Poorer policemen, nurses and teachers, while richer politicians.

La desigualdad numérica en los haberes de los trabajadores en comparación a la CASTA POLITICA es abrumadora.

Un claro ejemplo es en nuestra provincia de Entre Ríos, se dijo y se habló de solidaridad, se victimizaron los políticos por la pandemia pero no todos rebajaron sus sueldos.

Mientras tanto – policías, enfermeros, maestros están cada vez más pobres y por fuera de la canasta familiar básica, es decir algunos de los trabajadores nombrados aquí han reducido la calidad alimenticia, han dejado de pagar servicios elementales y básicos para poder llegar a fin de mes.

Y que de mencionar a nuestros abuelos, jubilados y pensionados, que siguen percibiendo en mano una miseria, unas migajas después de aportar y trabajar toda sus vidas.

Pero ellos, el cáncer argentino, los políticos siguen insistiendo en la palabra solidaridad, ¿“No tienen vergüenza”?

Ahora se burlaron de todos los hombres y mujeres que integran la policía de Entre Ríos, los activos y los pasivos, le realizaron el cuento del pastor mentiroso.

Soltaron el rumor de un posible aumento salarial para evitar movilizaciones de policías en reclamo por sus sueldos.

El pastor mentiroso: “alerta ahí viene el lobo” dijo: y, todas las ovejitas se escondieron, pero era toda una falacia. Así continúa la mentira tras mentira, mientras que a ellos se les agranda la panza, tienen automóviles O KM, sesionan por Zoom y se matan de risa de nuestra gente.

Entre tanto, los agentes de salud siguen esperando también el aviso del pastor mentiroso.

Los maestros, el pilar fundamental de nuestra educación fueron magos en tiempo record, y de COVID, rápidamente tuvieron que adaptarse a dar clases por diferentes aplicaciones de internet a los alumnos, pero el Gobierno no les reconoció nada de nada hasta el momento.

Solo se castiga al que trabaja, se le pone presión impositiva al que produce y se mantiene a los vagos, si tenemos Argentina para rato.

Y tenemos la Pinochada entrerriana que sigue encastrada sin alma.

Por: L.N.F.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios