La infidelidad de un alto funcionario entrerriano que le costó a custodios el traslado

Difunde en las redes

The infidelity of a high-ranking official from Entre Ríos that cost guards the transfer.

Pasiones desenfrenadas y apetitos de la carne, todo el Show mediático lo reveló el Portal de Ricardo David.

Un hotel en Buenos Aires fue el escenario de un escándalo novelesco cuando el hombre fue pescado in fraganti por su esposa y hubo tirones de pelo y griteríos.

Algunos miembros de la Policía de Entre Ríos sufrieron los daños colaterales de un triángulo amoroso que involucraba a un alto mando del gobierno provincial, a su amante y a su esposa.

Es que, por hacer una buena acción, por cumplir con su deber, o por llevarse una pequeña colaboración económica, los efectivos quedaron casi literalmente bajo el fuego cruzado cuando se descubrió el amorío, por lo que posteriormente fueron trasladados.

Todos los miércoles, el alto funcionario en cuestión viajaba a Buenos Aires por asuntos laborales, o al menos eso es lo que afirmaba en su casa.

Sin embargo, en uno de esos viajes, el funcionario se instaló en un hotel de la Ciudad de Buenos Aires y, desde allí, se comunicó con su esposa para relatarle que, por temas del trabajo, debía permanecer en la capital hasta el día siguiente.

Así, el funcionario empleó el modus operandi que suele utilizar el crimen organizado para chequear que la «operación» se puede realizar con éxito. En los hechos delictivos corroboran que la familia o «el blanco» no esté en la casa, mientras que en este caso el funcionario se cercioró de que su mujer se encontrara en Paraná, para poder desarrollar con tranquilidad sus quehaceres, pero no precisamente los laborales, sino de otra índole.

De todos modos, el llamado habría despertado las alarmas en la mujer que, conocedora de los bueyes con los que ara, sospechó enormemente de su compañero y de aquella comunicación telefónica.

Siguiendo su instinto femenino, la mujer sintió que debía hacerse presente en la Capital Federal para cerciorarse que el motivo de la estadía de su marido en Buenos Aires se debía fehacientemente a cuestiones laborales.

Por ese motivo, aprovechó que la vivienda familiar cuenta con custodia oficial de la Policía de Entre Ríos y le pidió a los efectivos que se encontraban de guardia que la trasladaran de forma urgente a Buenos Aires.

Los uniformados, cumpliendo con su deber de resguardar la seguridad de todos los integrantes de la familia y envalentonados por la ayuda económica que la mujer ofreció a la causa, emprendieron el viaje de manera inmediata.

Si el viaje en auto estuvo cargado de tensión y se comenta que no voló ni una mosca dentro del habitáculo en lo que duró el recorrido, muchísimo más tenso se puso el ambiente a medida que se acercaban al hotel en que se encontraba el funcionario.

Cuando entró al lobby, la premonición de la mujer se confirmó de la peor de las formas: allí estaba su marido, muy acaramelado con una despampanante morocha que también era funcionaria del gobierno provincial, a quien Ricardo Arjona definiría como la Señora de las Cuatro Décadas.

Los empleados del hotel y los ahora trasladados custodios nunca podrán olvidar el escándalo que presenciaron.

Aseguran que la despechada esposa se abalanzó corriendo sobre la amante de su marido, le tiró de los pelos y le gritó improperios irreproducibles en un medio de comunicación.

Sostienen que el griterío y la crineada duraron varios minutos, ya que nadie podía contener a la enfurecida mujer, mientras el alto funcionario intentaba calmar a su esposa y salvar a su amante.

Según trascendió, el episodio le costó la desafectación a todos los custodios que oficiaron de choferes de la intuitiva mujer, ya que fueron considerados artífices necesarios del escandaloso descubrimiento.

Pero esos no son los únicos cargos que se perdieron. Sostienen que la acompañante del funcionario perdió su puesto de importante directora de una repartición del gobierno provincial.

Si los lectores se preguntan qué ocurrió con el matrimonio, la respuesta es que ambos siguen portando las alianzas y mostrándose juntos en público.

El alto funcionario, ahora que constató acerca de los infalibles poderes intuitivos de su mujer, sería más precavido en sus viajes “de trabajo”, mientras que los custodios de la casa familiar entran en pánico cada vez que la mujer les pide que la lleven a algún lado, publicó El Portal de Ricardo David.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios