Elecciones en EE.UU.: los estados sin definición y por qué se retrasan los resultados

Difunde en las redes

Elections in the US: the states without definition and why the results are delayed.

WASHINGTON.- Existe una buena posibilidad de que los estadounidenses no sepan quién ganó las elecciones presidenciales este miércoles. Es más: el recuento de votos podría demorar varios días más.

¿El motivo principal? Muchos estados facilitaron las votaciones por correo en medio de la pandemia de coronavirus y las preocupaciones sobre las multitudes en los centros de votación. Pero, por lo general, las boletas por correo toman más tiempo en procesarse que las presenciales.

Las elecciones se juegan en un puñado de estados decisivos, que aún deben contabilizar los votos enviados por correo y del voto adelantado. En Pensilvania, con 20 votos electorales en juego, el presidente Donald Trump aventaja por 12 puntos a Joe Biden. Sin embargo, faltan aún el 36% de los sufragios por contabilizar, algo que se demorará hasta el viernes. En Georgia, con una ventaja de 2 puntos para Trump, falta un 8% por contar, pero aún pueden llegar durante los próximos dos días envíos por correo. En Carolina del Norte, Trump aventaja en poco más de un punto, con un 5% por contar: allí el voto por correo puede llegar hasta el 12 de noviembre. En Nevada, Biden va por delante con 3 puntos a falta de un 21% por contar y con los votos por correo que pueden llegar hasta el 10 de noviembre. Michigan, con 5 puntos de ventaja para Trump, aún tiene por contar el 23% de los sufragios.

Diferentes estados, diferentes posturas.

Como se mencionó, algunos estados con una larga experiencia en el uso de votaciones por correo han implementado ajustes para esos pasos adicionales.

En Florida, los trabajadores electorales pueden comenzar a contar boletas 22 días antes de los comicios. En Carolina del Norte, desde cinco semanas antes de la elección, las juntas condales insertan las boletas aprobadas dentro de las máquinas de votación, lo que permite una rápida tabulación el día de los comicios.

Pero otras entidades como Michigan, Pensilvania y Wisconsin, todas ellas con legislaturas de mayoría republicana y todas ellas sin una clara inclinación política, tomaron la decisión consciente de esperar para no contabilizar boletas por correo antes del día de elecciones. Como resultado, podría tomar varios días escrutar las boletas suficientes para proyectar un ganador.

El tira y afloja en los estados sobre el uso de boletas por correo ocurre en momentos en que el presidente Donald Trump acusa que el proceso de votación por correo está repleto de prácticas fraudulentas.

El día de las elecciones no siempre es el plazo.

Además hay otro giro que podría demorar el proceso de identificar al ganador: en algunos estados clave, se pueden admitir boletas por correo varios días después de la jornada electoral y aún contabilizarse, siempre que tengan el matasellos con fecha no posterior al día de elecciones. Los demócratas han argumentado que el gran número de votos en ausencia y la lentitud del servicio postal en algunas zonas hacen que esas precauciones sean necesarias.

Por ejemplo, las boletas enviadas por correo en Nevada no expiran sino hasta el 10 de noviembre siempre que hayan sido selladas hasta el día de las elecciones. En Carolina del Norte, el plazo es el 12 de noviembre.

Habrá impugnaciones.

Los sondeos indican que la mayoría de los simpatizantes de Trump planearon votar el día de las elecciones, mientras que más de la mitad de los seguidores de Joe Biden habían planeado votar por correo. Se prevé que el equipo legal de la campaña de Trump impugne la validez de muchas de las boletas por correo que se presenten en estados reñidos como Pensilvania y Wisconsin.

“Tendremos un importante contingente de abogados que estarán listos para repeler cualquier artimaña que intenten los demócratas”, dijo Tim Murtaugh, director de comunicaciones de la campaña de Trump.

Indicios prematuros.

Tanto Florida como Georgia permiten que las autoridades electorales comiencen a procesar las boletas semanas antes del día de las votaciones, lo que permite que el conteo se realice mucho más rápido. El plazo para declarar ganadores en ambas entidades probablemente no sea muy distinto al de elecciones pasadas, a menos que las contiendas se definan por un margen demasiado estrecho para declarar a un ganador. Si Biden ganara Georgia (Florida quedó para Trump), las posibilidades de un triunfo del magnate quedarían sumamente perjudicadas. Lo mismo aplica en Carolina del Norte.

Con la elección definida en Florida, en favor de Trump, los otros dos estados, Georgia (16 votos electorales) y Carolina del Norte (15), tienen un conteo muy reñido, pese a que el presidente se declaró ganador en ambos.

Estados sin definición.

Son varios los estados en los que la elección no está definida. En tres, los demócratas tienen una ligera ventaja: Arizona (11 votos), Nevada (6) y Wisconsin (10). En otros cinco, hay pequeñas diferencias en favor de los republicanos: Michigan (16), Pensilvania (20), Carolina del Norte (15), Georgia (16) y Alaska (3).


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios