Una abuela quedó desfigurada tras el ataque de un pitbull

Listen to this article

A grandmother was left disfigured after being attacked by a pit bull.

Una abuela fue atacada por un pitbull a la salida de una verdulería y quedó con heridas graves en Formosa.

Una mujer fue atacada por un perro de raza pitbull cuando se dirigía a realizar las compras. El hecho ocurrió en el barrio Juan Domingo Perón de la provincia de Formosa en horas de la mañana cuando la vecina identificada como Lidia de la Cruz Martínez salía de una verdulería y un perro enfurecido le saltó a la cara le hizo perder la estabilidad y en el piso continuó con su ataque causándole heridas de consideración.

El comerciante del local donde había estado comprando Lidia tomó un palo y comenzó a golpear al animal para que suelte a la mujer y así logro quitarla de las garras del pitbull.

Inmediatamente llamaron a una ambulancia para que asistan a la mujer que se encontraba en medio de un charco de sangre, mientras otra vecina se dirigió hasta la casa de la víctima ubicada en la manzana 53 casa 7 de barrio Juan Domingo Perón para notificar a su hijo Leonardo Centurión de lo sucedido.

IMÁGENES SENSIBLES: Así quedó la abuela atacada por un pitbull en Formosa

 

Leonardo contó que “un vecino me vino a avisar lo que le pasó a mi mamá y cuando fui a ver una ambulancia ya estaba en lugar. Mi madre estaba totalmente ensangrentada y pensé cualquier cosa. Un muchacho que vio el ataque y escuchó los gritos desesperados de mi vieja le salvó la vida porque con un palo logró desprender al animal del cuerpo de mi mamá. La estaba despedazando”.

Lidia fue trasladada al hospital donde fue atendida. Tiene suturas en el rostro a la altura del maxilar inferior izquierdo y una profunda herida en su pierna izquierda. Ambas fueron suturadas y en el resto del cuerpo tiene golpes y rasguños. En su declaración, la mujer contó lo sucedido y agregó: “es un calvario lo que estoy pasando, sentí que estaba entre la vida y la muerte con dolores insoportables, estoy postrada no puedo salir a trabajar y mi hijo tampoco porque no me puede dejar sola, solo tengo una pensión de jubilada y todo lo que vendí por la calle no lo puedo ir cobrar a cobrar porque estoy presa en esta cama”.

 

“Los dueños del perro, según los vecinos de apellido Arce, solo se acercaron cuando trasladaron a Lidia al hospital y luego ni siquiera se interesaron en preguntar por la salud de mi mamá”, dijo Leonardo.

El hijo de Lidia agregó que “el perro que atacó a mi madre ya había atacado a otro vecino el domingo y anteriormente a otra persona”

Algunos vecinos, viendo la necesidad por la que atraviesa Lidia, decidieron ayudarla con elementos para curaciones como gasas, Pervinox, agua oxigenada y analgésicos para los dolores.

Relacionadas

La gente sigue comprando elementos robados, la policía recuperó varios de ellos

Nova

Volvió a crecer la pobreza que llegó al 39,2% de la población

Nova

La Corte Suprema ordenó suspender la entrega de tierras a una comunidad mapuche en Bariloche

Nova