Un debate que la sociedad debe dar

Difunde en las redes

A debate that society must give.

Cuando hablamos de uno de los pilares basamentales de la sociedad, despectivamente lo calificamos como, milicos, patas negras, cobanis, etc, apuntando además que son una sarta de vagos e inútiles.

En primer término el policía es un ser humano, desamparado, privado de derechos constitucionales, formadores de la Nación.

Es alguien, que mínimo, trabaja 240 horas mensuales, y decimos así, porque es normal, que al finalizar, su jornada laboral, y por razones ajenas a su voluntad, continúa trabajando, comúnmente llamado “Recargo de Servicios”.

Es alguien que trabaja un 50% más, mensualmente, que cualquier otro, tanto sea del ámbito privado o estatal, y si tomaramos como tal los fines de semana y feriados, tranquilamente duplican las horas laborales.
Es, a quien, cada vez, se ha convertido en una rara avis, las vacaciones y licencias, en alta temporada, le es negada, son pretexto por que se desarrollan actividades especiales, en la ciudad donde presta servicios.

Muchos confunden, que el uniformado, visto, en entidades financieras, eventos deportivos/culturales, lo hacen dentro de las 240 horas, pues no es así, para llegar a fin de mes, deben trabajar esas horas adicionales.
Es alguien, mal dormido (sistema 12hs de trabajo x 24 de franco sin compensación), mal comido, mal dormidos, mal salario (muchos se encuentran por debajo de la línea de pobreza), obligado a tener tatuado el uniforme (para parar la olla), abducido de su seno familiar (imposibilitado de programar una cena y mucho menos unas vacaciones).

Debes soportar que políticos, suelto de cuerpo digan que tienen acceso a una jubilación de privilegio, no señores, la nuestra es una jubilación especial, a la que se accede luego de 30 años de servicios el Sub Oficial y 32 el Oficial , dónde prácticamente se es rehén del sistema, y mejor lo dice el apartado del reglamento general de policía, que estás en funciones las 24 horas los 365 días, lo cual atenúa después de retirado, que hasta el último de tus días es sujeto a ser convocado.

En el mientras tanto existen un conjunto de artículos/clausulas leoninas, que no permiten expresar una disidencia, por mínima que fuere.

Los tres poderes del estado, sistémica y ruinosamente, nos niegan, a darle validez al artículo 14 bis de la Constitución Nacional, que en la última parte de su primer párrafo dice: “… Organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especial…”.

Ha llegado la hora que la sociedad se exprese, si quiere una verdadera fuerza de seguridad profesional, escalafonada, con control ciudadano y comunal, con acceso público, a los recursos que se envían, cantidad y calidad de bienes, como así su manutención.

Por: Basin, Alfredo Fabián.
Retirado PER.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios