Piden 25 años de cárcel para los acusados del mayor contrabando narco de la historia-Nova

Difunde en las redes

El juicio por el caso “Carbón Blanco”.“Son mercaderes de la muerte”, los definieron ayer los fiscales. Además, solicitaron que paguen una multa 40 veces superior a lo que habrían obtenido con la venta de la cocaína: unos 45 millones de euros.

Para los fiscales del caso “Carbón Blanco”, como fue bautizado el mayor contrabando de cocaína de la historia vernácula, los cinco imputados en el juicio son los responsables de haber enviado una tonelada de esta droga desde aquí rumbo a Portugal en 2012. Por eso, en su alegato, Federico Carniel y Carlos Amad pidieron ayer 25 años de prisión para cada uno.
“Coautores del delito de contrabando agravado en tres hechos”, fue el delito que les imputaron los fiscales al abogado Carlos Salvatore, al empresario Patricio Gorosito y a Juan Carlos Pérez Parga, Héctor Roberto y Rubén Esquivel. 
Para Amad y Carniel, todos ellos –con sus respectivas jerarquías– fueron determinantes en la organización criminal que se dedicó durante años a traficar cocaína a Europa camuflada en carbón. Y que fue descubierta en tres procedimientos realizados en marzo y abril de 2012, tanto en Lisboa como en Buenos Aires.
Los fiscales además pidieron que el Tribunal castigue a los acusados con una multa equivalente a 40 veces el valor de los 1057,65 kilos que encontraron entre el carbón las policías de Portugal y Argentina. Según estimó la Justicia portuguesa en la causa que se inició en aquel país, una tonelada de esa droga tiene un valor de 45 millones de euros en el mercado europeo. Pero la suma final de la eventual multa la dispondrá aquí la Aduana argentina.

Para la acusación, los cinco imputados participaron “ en el montaje de una estructura criminal para lograr que esta droga burle los controles aduaneros y sea remitida al continente europeo”.
Se cree que Salvatore y Gorosito eligieron Portugal como puerta de entrada a Europa porque en 2010 la Policía española les había descubierto un cargamento de 762 kilos en el puerto de Bilbao, España, enviado por otra empresa de carbón, radicada en Rosario. 
Amad y Carniel están seguros de que Salvatore armó y financió la operación y que Gorosito, ligado al mundo del fútbol, coordinó los movimientos de la carga en Chaco y también –usando como pantalla los negocios de la pelota– los del equipo de gente que recibía la droga en Europa (por esa causa están detenidos en Portugal los argentinos Leonardo Prodan y Rolando Di Renzo). 
Salvatore habría elegido la empresa Carbón Vegetal del Litoral, con base en Quitilipi, Chaco, para usar sus contenedores como caballo de Troya. Pérez Parga habría aportado sus contactos en Aduana; Roberto, mano derecha de Gorosito, habría llevado y traído dinero sucio y pasaportes falsos para aquellos que trabajaban en Europa; y Esquivel, capataz del galpón en Quitilipi, habría controlado la carga de cocaína en bolsas de carbón con doble costura que se subían a los contenedores. 

Los fiscales, además, pidieron al Tribunal que se impute a Salvatore, Gorosito, Pérez Parga, Roberto y Esquivel –y a cinco agentes aduaneros– en una nueva causa: sospechan que ellos también fueron los responsables de haber traficado en 2011 a Portugal un cargamento de 500 kilos de cocaína. En ese lote iban 12 kilos que se descubrieron en un galpón de Lisboa (que habían alquilado tras montar una empresa fantasma) y que fue lo que llevó a la policía portuguesa a los embarques descubiertos el 8 de marzo y 11 de abril de 2012. La novedad aquí es la acusación contra los agentes aduaneros. “Están identificados. Son de Chaco y de Buenos Aires”, adelantó Carniel a Clarín. 
En este punto, el abogado Salvatore –actualmente preso en Ezeiza– está complicado porque en un allanamiento hecho en su oficina se descubrió una fotocopia del escaneo de control del contenedor que había transportado esa cocaína a Lisboa. Según la hipótesis de los fiscales, ese sería el comprobante que los agentes aduaneros le dieron para certificar que el embarque con droga había pasado los controles sin alertas. “Esa documentación demuestra que se pagó. Quiero ser honesto y reivindicar una institución como la Aduana, pero acá hay gente que cobró”, indicó en su alegato el fiscal Carniel.

El juicio continuará el próximo miércoles con los alegatos de la defensa de los imputados, con una de las cuales ayer hubo un incidente (ver…..). Se estima que para finales de septiembre, los jueces del Tribunal Oral Federal de Resistencia estarán en condiciones de anunciar si condenan o absuelven a los acusados. “Son mercaderes de la muerte”, los definió ayer Amad.

{fcomment}


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios