Otra vez murió un joven por un ataque patovica y hay policías implicados-Nova

Difunde en las redes

Conmoción por un crimen a la salida de un boliche de Rosario.El cuerpo de la víctima, de 23 años, apareció en el río Paraná. Una cámara de seguridad permitió identificar al custodio que le pegó. Hay otros cuatro acusados por encubrimiento.

Gerardo Escobar tenía 23 años. El jueves 13 de agosto ganó 5 mil pesos en el casino de Rosario, regresó a su casa para bañarse y avisó que saldría con unos amigos. Después de un recorrido por distintos locales nocturnos se dirigió al boliche “La Tienda”, en el centro de la ciudad. El muchacho que lo acompañaba lo perdió de vista y una cámara lo tomó al retirarse del boliche, a las 5.46. Nada más se supo de “Pichón” hasta que una semana después encontraron su cuerpo flotando en el río Paraná.

Desde el momento en que se halló el cuerpo su familia insistió en que se trató de un homicidio, aun cuando la Justicia planteó que la autopsia no mostraba indicios claros que determinaran las causas de muerte. Apenas presentaba, según se informó, “un leve hematoma” en la costilla derecha.

La investigación dio un brusco giro ayer, cuando un patovica fue imputado por el crimen del joven, lo que volvió a poner el accionar de los custodios de boliches en el centro de la polémica.

Una cámara ubicada a 100 metros del boliche muestra cómo un hombre, que por su fisonomía se presume es Cristian Jesús V., de 36 años, le pisa la mano para inmovilizarlo y lo golpea con el puño y con la rodilla. Luego se observa que “arrastra un cuerpo desvanecido”, reveló la fiscal Marisol Fabbro. Es lo último que se ve: después de la golpiza los dos cuerpos salen del cuadro que capta la cámara.

Otras cuatro personas, dos guardias de seguridad del boliche y dos policías que hacían trabajos adicionales en el local, quedaron imputados por encubrimiento. Uno de los agentes pertenece al Comando Radioeléctrico y el otro estaba licenciado desde hace un año con una carpeta médica psiquiátrica abierta, por lo que no estaba habilitado para hacer esa tarea. La fiscal cree que el patovica no pudo actuar solo. “Recibió ayuda”, afirmó ayer.

Distintos testimonios recolectados por la Justicia indicaban que “algo había sucedido” a la salida del boliche. Las imágenes con las que contaba hasta el momento la fiscalía, algunas del propio boliche, mostraban a Escobar retirándose de “La Tienda” y a algunos otros saliendo detrás de él.

Luego se observaba el gesto entre nervioso y preocupado de algunas personas. Se intuye que algo sucedió a pocos metros del local. La fiscal dijo que la mecánica del episodio marcaría que lo golpearon, lo arrastraron y luego podrían haberlo arrojado al río.

Los investigadores creen que Escobar, quizás alcoholizado, pudo intentar abrir la puerta de un automóvil estacionado en la zona. Ese vehículo podría pertenecer a la encargada de “La Tienda”, lo que pudo provocar que el personal de seguridad comenzara a perseguirlo. Uno de los patovicas ahora detenido había declarado días antes que vio a Escobar “haciendo lío en la calle”.

La autopsia no revelaba la existencia de heridas provocadas por armas de fuego ni armas blancas. El cuerpo no presentaba fracturas, pero no se descarta que algún golpe pudiera provocar la muerte, aun cuando no existen traumatismos severos comprobados. El defensor General de Santa Fe, Gabriel Ganón, planteó que existían golpes en los genitales.

Se esperan nuevos estudios que determinarán, entre otros puntos, si Escobar pudo ser arrojado con vida al río. Y cuánto tiempo estuvo en el agua. El dato podría ser revelador porque no se descarta que el cuerpo del joven pudiera ser tirado varias horas después de su desaparición. Una línea de la investigación indica que el celular de Escobar se activó en un radio de la zona suroeste de Rosario donde vive uno de los patovicas imputado. El aparato fue hallado junto al cuerpo.

El dato fue aportado por amigos de “Pichón”. Utilizaron un sistema de rastreo casero. La fiscalía pidió a un perito informático que le aporte mayores precisiones sobre el recorrido del celular. Aún se espera el resultado de ese trabajo.

La muerte de Escobar generó una disputa sobre la competencia de la Justicia santafesina. Ganón, quien desde un primer momento señaló que la policía local estaba detrás de la muerte de Escobar, cuestionó la actuación de los fiscales y reclamó que pase al fuero Federal, pedido que se resolverá mañana. Lo enmarca en un caso de “desaparición forzada de persona” que prevé penas más altas que un homicidio. “Quieren favorecer a los criminales que tiraron a Gerardo al río”, dijo ayer.

Al conocerse las imputaciones, la familia de Escobar dijo no estar conforme. Pretenden también que se impute la desaparición forzada. “Espero que la Justicia no me traicione”, le dijo a Clarín Luciana, la hermana de “Pichón”.

{fcomment}


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios