La Policía de Entre Ríos volvió a fase 1: Una comisaría en aislamiento y otra con una precaria desinfección, alarma en los integrantes de la fuerza

Difunde en las redes

The Entre Ríos Police returned to phase 1: A police station in isolation and another with a precarious disinfection, alarm for the members of the force.

Los trabajadores policiales, como los de salud, desde el día 0 están en la primera línea de la lucha contra el COVID, sin embargo fueron y son los más descuidados por el Gobierno Provincial.

En horas bien tempranas de la mañana este Portal de Ricardo David se hizo eco de una gravísima situación suscitada en la comisaría 7ª de la capital entrerriana.

Recién de que una vecina denunciara contactos estrechos con personal policial sospechoso de COVID 19, las autoridades de la dependencia decidieron poner en cuarentena a la comisaría, y aislar a su personal.

Lo de la Comisaría 7ª, lamentablemente, no es más que un reflejo de lo que está sucediendo en el resto de estas dependencias.

En el transcurso de la mañana y tras dicha información, los periodistas de Paraná recibían una infinidad de mensajes con una situación muy particular suscitada en la Comisaría 2ª de la capital entrerriana.

Un integrante de la fuerza de dicha dependencia también había mantenido contacto estrecho con aquel positivo

Según supo el Portal de Ricardo David, se trata de una familia policial, es decir, con varios de sus miembros que son integrantes de la fuerza que habían mantenido contacto con uno de los pacientes positivos de la cooperativa de farmacia.

Tras la noticia y a pesar de que la situación era conocida por las autoridades policiales desde hace varios días recién hoy decidieron realizar tareas de desinfección.

Trabajadores policiales indicaron a este medio que fueron los propios trabajadores quienes agarraron el balde y la lavandina y se pusieron a limpiar.

La desidia llega aún más lejos, ya que desde el primer momento existieron las quejas y denuncias por la precariedad de los elementos de protección personal que se les otorgó a los agentes, a los que tuvieron suerte de que les otorguen.

Barbijos que de finos se rasgaban con tan solo ponerlos, y los guantes y antiparras no se vieron porque no les dieron, tampoco lavandina, desinfectantes o alcohol en gel.

Ni siquiera hoy, a pesar del crecimiento exponencial de la curva en la capital entrerriana,  según denunciaron desde varias comisarías, tienen elementos sanitarios, de solo recorrer las calles de Paraná y mirar a los agentes de calle resulta palpable esta penosa realidad a los que son expuestos.

El caso de la comisaría segunda es aún más grave de lo que se estima. Oyentes de Radio RD denunciaron que la jefa de la comisaría se negó a aislar a un posible sospechoso, el cual, dio aviso que había mantenido contacto con un positivo y sin embargo se negaron a ponerlo en cuarentena.

Fue el propio policía, informaron a este Portal, quien pidió licencia y se sometido voluntariamente al aislamiento.

No solamente eso, según denunciaron, la jefa de apellido Galarza incluso ocultó la situación en a sus dependientes, recién hoy, tras el escándalo en otra comisaría ordenó la desinfección, la cual realizaron los propios policías.

La cuestión parece ser más grave de lo que se informa, supo este Portal que en la Jefatura, la dependencia mayor de la Policía de Entre Ríos, se tomó la determinación de retornar a la fase 1 ordenándose que todos los que cumplan funciones en la misma vuelvan a sus casas.

A partir de hoy, policías, jefes y administrativos de la Jefatura deberán trabajar como lo hicieron en las primeras semanas del aislamiento total, es decir, desde sus casas y con turnos pre establecidos.

A pesar de esta situación, lo que más provoca alarma y desesperación, tanto a la fuerza como a los ciudadanos, es que el Gobierno provincial calla.

Con información del Portal de Ricardo David.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios