CRIMEN DE SIXTO CABALLERO UN DELITO QUE AÚN PERMANECE IMPUNE-NOVA

Difunde en las redes

Crímenes impunes  .

 

Pasadas las 20 hs. del 04 de Junio de 2007, encontraban el cuerpo sin vida de un hombre de 65 años en la estancia “La Paz”, ubicada en la calle 7 de Costa Uruguay Norte.

Se trataba de Sixto Caballero, un hombre oriundo de la provincia de Buenos Aires, pero que ya hacía algunos años trabajaba como encargado en dicho establecimiento rural.

Lo encontraron maniatado de pies y brazos. Estaba literalmente degollado.

Ese día, Caballero había cobrado su sueldo y pasó por la agencia de tómbola y cobranzas de impuestos y servicios ubicada en la curva de Fiorotto para abonar algunas obligaciones.

Los vecinos lo vieron en esa oportunidad que se movilizaba en moto, acompañado de una mujer rubia. Desde la curva, se desplazó por la calle 1º de Diciembre, luego tomó por calle Gualeguaychú, Entre Ríos, Larroque y desembocó en Ayala.

El o los asesinos actuaron con mucha saña y frialdad, según comentaron los peritos en su momento.

La policía inició las tareas investigativas y un año después se realizaron diversos allanamientos y detenciones. Dichos operativos tuvieron lugar en las zonas sur y oeste de la ciudad de Gualeguaychú. Se detuvieron a tres personas que supuestamente podrían tener relación con el crimen.

La hipótesis investigativa de ese momento tenía que ver con un posible ajuste de cuentas, ya que se descartó el robo, porque en el lugar del hecho se hallaron bienes y dinero.

También se supuso que el o los atacantes serían conocidos de la víctima, ya que dejaron el rostro del cadáver tapado. En medicina forense, es habitual que cuando el asesino conoce a su víctima le tape la cabeza  porque no soporta ver el rostro muerto de alguien conocido.

También se dijo que Caballero mantenía una agitada vida nocturna y que era habitual que requiriera los servicios de meretrices jóvenes, en las que gastaba muchos de sus ingresos.

Sin embargo, las pruebas se fueron cayendo y a más de ocho años de la muerte de Sixto Caballero, la justicia no ha podido dar con el o los culpables.

Los familiares han insistido para que se continúe investigando, pero los resultados han sido negativos.

A tantos años se hace difícil pensar que pueda descubrirse algo, pero no sería imposible si se conocieran algunos otros detalles por parte de personas que conocen algunos secretos que rondan este caso policial.

 

¿HAY MAS COSAS PARA INVESTIGAR?

 

Es difícil responder este interrogante, pero en la búsqueda de justicia toda nueva data hace que aparezca un mínimo indicio que permita reabrir una investigación que lleve luz a un caso que tras ocho años no hay podido esclarecerse.

Hay quienes afirman que la policía no sólo halló en el lugar una suma de dinero que ascendía a $ 1.200 y que estaba en la almohada de la víctima. Se rumorea con mucha insistencia que, tras el hallazgo del cuerpo por parte de dos funcionarios policiales, vino otro grupo que desalojó a los policías que llegaron en primera instancia y que se habría encontrado luego una suma mayor de dinero de la que nunca se habló ni apareció. El rumor apunta a dos funcionarios que, tras este crimen, habrían realizado compras y progresos económicos notorios, impropios de los ingresos que tienen. También se afirma que el dinero sería producto de un fuerte acierto en el juego, al que Caballero habría sido aficionado.

De todos modos, este es un dato irrelevante para descubrir el verdadero móvil del crimen.

Hay otros datos que circulan entre allegados a Caballero que apuntan a un hombre cercano al mismo por razones laborales, y que además sería pareja de una de las mujeres que prestaba servicios sexuales a la víctima.

Paralelamente, se sabe que Caballero padecía de una enfermedad venérea, para lo cual se le habían practicado análisis y tratamiento en la sala de salud.

También se comenta en dicho círculo que esta situación habría provocado la ira de este hombre, porque Caballero no le habría dicho nada que estaba enfermo e igualmente habría tenido relaciones por dinero que su mujer.

Este hombre y su pareja se habían ido de Pueblo Belgrano y de tanto en tanto volvían a Pueblo Belgrano y ella prestaba sus servicios al occiso.

Se dice que cuando este hombre, cercano a Caballero y pareja de la mujer que le prestaba servicios sexuales a cambio de dinero, tomó conocimiento de la grave situación podría haber tomado la decisión de vengarse.

Por otra parte, a este individuo se lo relaciona con actividades de abigeato en Pueblo Belgrano, ya que actualmente ha vive otra vez aquí, tras un tiempo de estadía en Buenos Aires.

La actividad del abigeato es muy fuerte en la zona y se conoce que existe una red perfectamente organizada para la venta y colocación de la carne robada en los campos de la zona.

La actividad se realiza con tal desparpajo que, en un domicilio de Pueblo Belgrano, aparecen en calles aledañas al mismo restos de osamenta vacuna recién faenados y que aprovechan los perros callejeros.

Estos testimonios recogidos por NOVA no son más que rumores y comentarios que nos aportan vecinos inquietos por que se descubra la verdad sobre las actividades delictuales que se producen o se han producido en la zona.ç

 

LA CARTA DE SU HIJA.

Este es el texto de la carta que la hija de Sixto Caballero envió en su momento a Radio Máxima, expresando su dolor e impotencia.

LA VIDA….

                 LA VIDA QUESE NOS VA….O NOSLA QUITAN

Como decíala Beata MadreTeresa: en un poema  “LA VIDA”

La Vidaes un reto, afróntalo

La Vidaes preciosa, cuídala

La Vidaes felicidad, merécela

La Vidaes tristeza, supérala…

Mi padre en sus  setentas años largos, cada día vivía la vida como un reto y la afrontaba, también nos enseñó cómo hacerlo para que el día de mañana seamos hombres de bien,” como Dios manda” como solía repetir.

Nos enseñó a cuidarla ya que es el bien más preciado que poseemos

Nos hacía comprender que la felicidad no es permanente, que se compone de momentos, momentos de compartir la mesa con un buen asado, asados que él mismo se ocupaba de preparar desde la ceremonia de juntar la leña, encender el fuego y así sucesivamente cada paso, era una ceremonia y donde también regía la orden de que nadie podía  “meter” mano ya que era “su” asado y que nos lo merecíamos, por que era muy nuestro, muy criollo.

Tambienla VIDAes TRISTEZA: es éste estado lo que hoy me embarga, porque el próximo 4 de junio se cumplirá 8 años de silencio, silencio que duele, que hace que cueste respirar sintiendo un nudo en la garganta a medida que los ojos se me inundan de lágrimas, preguntando sin cesar “ PORQUÉ , POR QUÉ DIOS MÍO? “

Por qué a alguien que tendía la mano a cualquier semejante, la mano tendida como a cualquier amigo, lo privaron de una manera vil, la dicha de disfrutarLA VIDA, de sus nietos, el campo y los animales que tanto amaba.

Ya no tendré Navidades ni Día del Padre (que próximamente será) para saludarlo o compartir la mesa y ya son 8 años, 8 años de dolor, DE NO TENER RESPUESTAS!

Cuando alguien me nombra a Gualeguaychú, yo no lo asocio a carnavales, alegría, verano…no, todo lo contrario, yo lo asocio al dolor, a la angustia como la que debió sentir mi padre cuando después de tanto forcejear se dio cuenta que sus asesinos lo habían sentenciado sin ningún juicio justo a perecer de la manera más cruel.

Ruego al Altísimo que la justicia aceite sus engranajes para llegar a la verdad para así mi padre, don Sixto como lo llamaban, pueda descansar en paz, como todo buen cristiano ya que por ahora es un alma que anda penando por todo PUEBLO BELGRANO, en especial porla Estancia“LA PAZ” qué ironía no… ?

Rezo por vos

Tu Hija.

 

UNA LARGA LISTA.

 

Son muchos los hechos criminales que han quedado impunes en Gulaeguaychú en los últimos años.

Increíblemente pasa el tiempo, las pruebas se disipan, los hechos quedan en el olvido y no se sabe quién o quienes son los responsables.

Por mencionar sólo algunos, además del asesinato de  Sixto Caballero, quedaron impunes el de Rony Galante, Yolanda Pradelli, Orlando Sturtz, Leandro Barbieri, Venencio Vernet, Jaisal Adón, Sandalio Morales, Juan Alberto Egui y Leonardo Herrera.

 

¿Será justicia?

{fcomment}

 


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios