Diario Nova

Para cumplir con el FMI, el Gobierno acelerará la quita de subsidios a las tarifas energéticas

quita de subsidios

To comply with the IMF, the Government will accelerate the removal of subsidies to energy rates.

Después de varias semanas de negociaciones entre los distintos equipos técnicos de ambas partes, el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI) sellaron la cuarta revisión del acuerdo con una modificación en la meta de acumulación de reservas internacionales, pero dentro de la letra chica de requerimientos para alcanzar ese consenso, una de las cuestiones de mayor relevancia tiene que ver con la quita de subsidios a las tarifas de energía.

Los cambios en la meta de reservas se concretaron por el impacto de la sequía en el ya delicado caudal de divisas. Por eso, en el Palacio de Hacienda dejaron entrever que habrá una reducción de US$3000 millones en los objetivos previstos hasta marzo y de casi US$2000 millones en 2023. En tanto, los objetivos en materia fiscal (una baja del 1,9% del déficit primario y adelantos transitorios al Banco Central por 0,6% del PBI) se mantuvieron inalterables.

Sin embargo, para convalidar esos cambios, el Gobierno se comprometió a acelerar la quita de subsidios a las tarifas energéticas en el corto plazo y espera cerrar el Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (RASE) a mediados de abril para completar la segmentación en mayo. Esto es, que las personas que mayores ingresos perciban paguen por la tarifa plena y que dentro de esas personas calificadas como “Nivel 1″ no haya usuarios que necesiten de la asistencia estatal.

“Queremos forzar la inscripción porque sabemos que hay personas que deberían recibir los subsidios. Por eso la inscripción se va a estirar hasta mediados de abril”, reconoció una fuente oficial.

En realidad, esta medida no es nueva. El fin de semana, la Secretaría de Energía impulsó una campaña con mensajes de texto y comunicación en redes para que las personas que aún no lo hicieron se inscriban en el registro.

Incluso, el propio organismo había advertido en el comunicado que envió para confirmar el acuerdo que ese sería uno de los compromisos para alcanzar el objetivo fiscal. “Para cumplir con las metas de reducción del déficit y fortalecer la progresividad de los subsidios energéticos, las autoridades planean continuar implementando el esquema de segmentación acordado, eliminando los subsidios para los usuarios residenciales de mayores ingresos a partir de mayo y para los usuarios comerciales a fines de 2023″, expresó el organismo.

El “imprevisto” que generó la moratoria previsional y la posibilidad de implementar un nuevo “dólar soja”.

Además de la aceleración en la quita de subsidios, en el Gobierno reconocen que la aprobación de la moratoria previsional generó un “imprevisto” en las negociaciones con el Fondo, principalmente por el impacto que podría traer en los objetivos de déficit fiscal.

“Ya habíamos avanzado y tuvimos que reevaluar las proyecciones, pero no hay un compromiso de hacer una reforma (sobre el sistema jubilatorio)”, admitieron en Economía. Aunque aún no se dieron a conocer los detalles del impacto que puede generar esta medida, el Palacio de Hacienda sí pondrá el foco en que todas las personas que accedan a la moratoria cumplan con todos los requisitos necesarios.

Sobre este punto, el FMI puntualizó en el comunicado que se “tomarán medidas tempranas y decididas para abordar de manera sostenible los costos fiscales de la aprobación imprevista de la moratoria de pensiones para asegurar los objetivos fiscales para este año y los próximos”.

Por otra parte, también se dejó abierta la posibilidad de implementar nuevos mecanismos -o “medidas temporarias”-como el “dólar soja” para fortalecer el ingreso de divisas.

Si bien la revisión está confirmada, el organismo informó a su vez que aún resta la aprobación del Directorio Ejecutivo del Fondo para que llegue formalmente el dinero, lo cual dará finalización a la cuarta revisión. Esta reunión está prevista para las próximas semanas.