mié. Feb 19th, 2020

Nova Editorial: que la sangre de Froilán Pedroza remueva la conciencia de todos.

Difunde en las redes

Por L.N.F.

Me senté a escribir palpando el dolor de nuestra sociedad, el abandono, la desesperación por aquellos que quedaron en el camino a la vera de las sombras de la muerte.

Pienso en voz alta en aquellos policías que se quedaron sin Foli, en aquella esposa, madre y familiares del Sargento, momentos muy difíciles que no bastan todas las palabras para poder calmar el dolor desgarrador de enterrar a una persona que nos protegía desde su lugar de trabajo.
Que la sangre inocente de Foli nos remueva la conciencia a todos: cuando el policía sigue estando con un salario que no puede cubrir las necesidades básicas de su familia, cuando reclama los servicios de adicionales y se les abona tarde, fuera de tiempo y sin piedad, argumentándoles siempre que tienen que esperar.
Sin embargo cada policía tiene que estar al servicio de todos a pesar de las malas condiciones laborales que se encuentran la mayoría de ellos, ¡Qué hablar en las Comisarías!, muchas veces las guardias interminables, abuso de autoridad por algunos jerarcas, el combustible para los móviles que no alcanza, la cena que no se les provee, la escasez de elementos de trabajo sumándole a las altas temperaturas en verano y bajas en invierno.
Siento vergüenza cuando me llegó la noticia que a lo móviles del comando hace un tiempo atrás, se les prohibía encender el aire acondicionando, ¿Se gastaba mucho combustible? siento vergüenza cuando a un funcionario honesto se lo traslada injustamente de un lugar a otro sin causas o por el orden de merito de su rostro.
Sin lugar a dudas alguien lo tiene que decir, pero también alguien tiene que hacer algo por los azules, que no tienen ni voz ni voto, al momento de defender sus derechos como seres humanos y empleados de un sistema que se les vuelve en contra cada vez más perverso y sanguinario.
Vocabulario insensato de la cultura Argentina “EL MILICO”, comencemos a cambiar nuestra palabras y acciones, en las palabras llamarlo el amigo que está en la esquina cuidando mi hogar, en la acciones colaborando con humanidad y respetando la autoridad.
Por otra parte no tuve el honor de conocer en vida a Froilán Pedroza, pero a la claras hablan los acontecimientos durante el desarrollo de los hechos, que era una persona muy querida en la familia policial, buen compañero y un ciudadano ejemplar que amaba su trabajo con pasión.
Sin temor a equivocarme todavía están entre nosotros cientos de Foli más, que aman su profesión, que siguen adelante a pesar de todo lo negativo que se encuentran en el camino, los anónimos policías que sin saberlo se convierte en nuestros Ángeles, de día y de noche siempre están.
Ellos siempre están, por la memoria de un héroe caído en cumplimiento del deber y protector incansable de nuestra gente, elevemos una oración por su alma y una pronta resignación para sus seres queridos.
Que la sangre de Foli nos remueva la conciencia a todos y que venga un cambio radical y profundo en nuestra policía de Entre Ríos. ¡Cuidemos a nuestros buenos policías! porque sin la ley y el orden no podríamos convivir.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios