EL PROVINCIAL dialogó con José Luis Moure, uno de los más de 300 argentinos varados en ese país.

Junto con su esposa, Silvia Sánchez, viajaron para visitar a su hija y todavía no pueden volver.Moure, oriundo de la ciudad bonaerense de Avellaneda nos relató la situación por la que están atravesando el resto de los compatriotas que por distintos motivos fueron a estudiar, trabajar, realizar un viaje de turismo y se están quedando sin dinero y alojamiento y venciendo en algunos casos las visas de trabajo por eso solicitan ser escuchados para poder retornar a nuestro país.

Desde Buenos Aires Marcelo Muchi de El Provincial, corresponsal de Diario Nova.