Exasesor de Aduanas detenido por cobertura para contrabando y lavado

VINCULADO. Felipe Viramonte Noguer en una reunión de trabajo con Dávila de camisa clara.

Difunde en las redes

Former Customs adviser detained for smuggling and laundering cover.

Viramonte Noguer, ex mano derecha de Dávila, preso tras ser vinculado a organización que traía iPhone y obtenían criptomonedas que pretendían cobrar en el exterior. Vendían influencias, pagaban sobornos y advertían sobre allanamientos. Escuchas telefónicas lo comprometen.

La historia cuenta con todos los condimentos para configurar un escándalo de proporciones. La detención de presuntos contrabandistas de celulares de última generación, un exalto funcionario de la AFIP que ofrecía cobertura, escuchas, teléfonos encriptados provistos por la AFI, y cobros ilegales en criptomonedas. Todo forma parte del seguimiento en una causa judicial llevada adelante por el fuero penal económico. Felipe Viramonte Noguer, ex mano derecha del titular de Aduanas durante la era Cambiemos Diego Dávila fue detenido por orden del juez Pablo Yadarola, el miércoles pasado. Hace apenas cuatro meses dejó su cargo como asesor, herencia de la gestión de Leandro Cuccioli en la AFIP. El exfuncionario había logrado atravesar el cambio de mando en el organismo recaudador pese a que lo rodeaban múltiples denuncias acerca de detener o postergar expedientes que conllevaban multas por cifras elevadas relativas a temas de evasión aduanera. “Son mis clientes”, afirmaba Viramonte Noguer en una de las intervenciones a su teléfono y aludiendo a los vendedores de iPhone.

Las conversaciones que mantuvo el ex asesor de Aduanas y excandidato a concejal en San Isidro lo comprometen: describió a su interlocutor que los locales de venta de celulares comercializaban casi mil iPhone por mes, que “había plata negra” en juego y sostuvo que utilizaría los pagos en criptomoneda para realizar una operación de lavado de activos y transferir dólares a cuentas en el extranjero. Las conversaciones registradas son de fines de marzo de este año. Junto a su interlocutor planeaban un viaje a Estados Unidos para depositar cerca de 20 mil dólares y darle apariencia de legalidad a la operación. De “pantalla”. Hablaban de una “mesa de iPhone” ubicada en Puerto Madero que funcionaba de manera similar a una mesa de dinero. A la pregunta de cómo conseguían los teléfonos de esa marca como supuestos importadores, la respuesta de Viramonte Noguer era “Nah, no pregunte”.

De los intercambios, según destacó la PSA, Viramonte Noguer se jactaba que lo llamaban “de Casa Rosada”. Aparentemente debía concurrir a una entrevista para el puesto de Líder de Proyecto en el Consejo Económico, Político y Social a cargo de Gustavo Béliz. Lo recomendaban por haber trabajado con Dávila en el pasado. De las escuchas surge que Viramonte Noguer ofrecía servicios de intermediación para armar reuniones y encuentros con personas de organismos ligados a la importación. “Puede tener todos los contactos del mundo pero en Aduana con un rumor de que no la pusiste la que tenés que poner se te corta todo”, indican las transcripciones. Formaba parte de la extensa descripción de porcentajes que recomendaba para efectivizar sobornos en la Aduana y poder concretar operaciones.

El exasesor de Dávila hace explicita mención a Manuel Ángel Olivas, en el centro de las sospechas por la venta de iPhone de manera irregular. “El tipo contrabandeando iPhone se dio cuenta que la gente le empezaba a pagar con Bitcoin, con cripto”, describe parte del negocio de su supuesto cliente. En el fondo, buscaban obtener la representación de Apple y así poder importar de manera legal. En la causa se enlistas todo tipo de comunicaciones entre los participantes. En todas aparece el circuito ilegal de venta de celulares, servicios de intermediación y el pago con criptomonedas que deben encauzar. Hasta llegaron a alertarse por allanamientos. Decían haber arreglado con “delitos federales” y “con la AFI”. Viramonte Noguer aseguró que podía conseguir una reunión con el Secretario de Comercio para tratativas para su cliente. “Me los pone una arriba de la otra”, aseguraba sobre el dinero para los sobornos y los que se iba a repartir con uno de sus “socios”. Quería hacer una pileta al lado de otra que ya tenía con lo que cobraran de ese cliente.

Yadarola los investiga a todos por una posible asociación ilícita dedicada al contrabando y comercialización de elementos electrónicos (teléfonos marca Apple) y “la legitimación de activos provenientes de aquellas ganancias ilícitas obtenidas a través de la comercialización marginal”, es decir lavado de dinero, desde noviembre de 2017, al menos. Utilizaban como plataforma las redes sociales para atraer clientes. “Cabe destacar la actuación de funcionarios aduaneros, integrantes de la mentada organización criminal quienes se encargarían de facilitar su red de contactos ilícitos a fin de vulnerar los controles de la autoridad aduanera nacional y garantizar el ingreso al territorio aduanero argentino de aquellos aparatos por vías ilícitas”, indicó Yadarola. “La parte blanca de iPhone” dice el exasesor de AFIP respecto a la apariencia legal que querían obtener con la representación oficial de la marca de la manzanita.

Los allanamientos simultáneos ordenados por el Juzgado Penal Económico N°2 se llevaron a cabo el lunes pasado. Los resultados fueron sorprendentes. En uno solo de los locales había más d 30 mil dólares, 92 mil pesos, 29 fundas iPhone, 40 vidrios templados, 8 cargadores, 13 teléfonos en caja cerrada, 2 máquinas de contar billetes, entre otros bienes.

Viramonte Noguer era uno de los usuarios de teléfonos encriptados por la AFI. Así lo reveló en su momento la interventora actual de la AFI Cristina Camaño, quien proveyó un listado de quienes tenían asignados los aparatos y cuáles habían sido devueltos. Lo tenían también su jefe Dávila, su secretaria y otro asesor más. El exfuncionario había entrado en 2018 a Aduanas sin ninguna experiencia previa -a excepción de haber litigado contra la AFIP en cuestiones aduaneras- y logró en poco tiempo acumular poder e influencia, pero ahora del otro lado del mostrador. En su momento, Dávila había ordenado una comisión investigadora para analizar qué había pasado con los expedientes por multas sin cobrar que quedaban empantanados. No se sabe de su resultado.

La causa se originó en diciembre de 2020 -justo cuando Viramonte dejó su cargo- e impacta en los revendedores conocidos como iPhone Belgrano y iPhone Palermo. Todos los señalados como integrantes de la organización permanecen detenidos a las órdenes del juzgado penal económico.

La causa podría tener en las próximas horas un arrepentido.

Fuente: ambito.com.ar


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios