mié. Sep 30th, 2020

Entrevista al jefe del Estado Mayor General del Ejército Argentino, general de brigada Agustín Cejas

General de brigada Agustín Cejas-

Difunde en las redes

Interview with the Chief of the General Staff of the Argentine Army, Brigadier General Agustín Cejas.

Por Santiago Rivas.

El Ejército Argentino enfrenta no solo la necesidad de una profunda modernización, sino que también debe hacer frente al enorme desafío que significa asistir a la población frente a la pandemia de COVID-19.

El general de brigada Agustín Cejas asumió la conducción de la Fuerza en un momento difícil, pero donde se demostró el alto grado de preparación y alistamiento existente, a pesar de las restricciones que impone la antigüedad de muchos medios. TecMil habló con el general Cejas para conocer cómo la fuerza encara el desafío del COVID-19 y también los proyectos más importantes hacia el futuro.

¿Cómo fue asumir la jefatura del Estado Mayor General de Ejército justo cuando empieza la pandemia?
General Cejas: La designación como jefe del Ejército fue un enorme orgullo profesional, pero simultáneamente es un gran desafío profesional.

Entonces no hay tiempo para las cuestiones personales, uno rápidamente entiende el rol institucional que cubre y, además, de un modo u otro a lo largo de la vida institucional uno se viene preparando para ir asumiendo responsabilidades.
Si bien ser jefe del Ejército no es una cuestión normal, uno trata de que lo sea, y de emular todo aquello que vio a lo largo de la vida. La sensación fue que sentí una gran presión por la expectativa que se generaba por iniciar una gestión nueva, pero no me sorprendió lo que encontré, porque soy parte del Ejército desde hace 40 años, conozco claramente al Ejército, como general he sido parte del sistema de conducción del Ejército y para nosotros esto significa continuidad institucional de objetivos, hay muchos proyectos que llevan mucho tiempo, que normalmente necesitamos 4 o 5 años para concretar, entonces la continuidad es una de las variables. Luego uno tiene algunos objetivos de gestión que permiten darle la impronta al Ejército, pero que tampoco difieren mucho de lo que cada uno de nuestros Jefes de Estado Mayor ha hecho con anterioridad.

Básicamente nos preocupamos por que nuestro personal tenga un buen nivel educativo, que el sistema de educación del Ejército permita transferir conocimientos, permita desarrollar competencias profesionales, que nuestros alumnos consoliden esos conocimientos y, sobre todas las cosas, transferirles cuáles son los valores del Ejército Argentino.

A partir de tener una buena formación, el otro logro es tratar de que se desarrollen profesionalmente en un contexto sustentable, esto quiere decir que sea proyectado en el tiempo, saben cuál es su plan de carrera y lo que necesitamos es obtener recursos para generar las mejores condiciones para que desarrollen su actividad.

Los jóvenes piensan en lo operacional, lo operativo, piensan desarrollarse profesionalmente mandando, instruyendo y yendo de maniobras al terreno, son las preocupaciones básicas del joven. Todos entramos al Ejército para ser soldados, todos nos consideramos soldados y mi trabajo es generar las mejores condiciones para que ellos desarrollen su tarea.

¿Hacia dónde considera que debería ir el Ejército en cuanto a la formación y la parte operacional?
General Cejas: Desde el punto de vista de la formación, tenemos que los oficiales, cuando transcurren los cuatro años en el Colegio Militar, obtienen un título de grado que les permite adquirir una serie de saberes que están directamente asociados con lo profesional y otros que les van a permitir interpretar el mundo a lo largo del tiempo que les toque conducir el Ejército.

En el caso de los suboficiales, estamos insistiendo en que se perfeccionen en lo técnico, estamos en camino a que cuando se gradúen sean técnicos superiores y que los soldados voluntarios en su totalidad tengan el secundario completo. Esto nos pone en un pie educativo muy interesante, contribuye al desarrollo profesional y personal de los hombres y mujeres que integran el Ejército y les permite interpretar el mundo de nuestro modo. No olvidemos que los artificios de la guerra tienen cada vez mayor tecnología, nos movemos en un mundo digital, hay que entender que estamos vinculados en redes, en sistemas, que no podemos estar aislados, entonces tenemos que hacer una interpretación muy amplia y abarcativa de nuestro ambiente operacional. En ese sentido, obviamente con los recursos limitados que la nación nos puede asignar, tratamos de formular determinados núcleos que llamamos núcleos de modernidad, donde ofrecemos las mejores condiciones para que esto pueda desarrollarse.

Que los jóvenes disfruten de ser soldados con la poca o mucha tecnología que podemos poner a su lado y núcleos de personal que les permitan conocer.

En lo material, ¿cuáles son los principales ejes que hay que trabajar?
General Cejas: En el Ejército, no depende de mí, sino que es un tema de continuidad, tenemos varios proyectos y programas, hay algunos de mediano plazo, que están vinculados con lo que el ministro llama el FONDEF, que nos permiten dar una previsibilidad a largo plazo y en ese sentido inscribimos proyectos que se refieren a la aeromovilidad, necesitamos reemplazar los helicópteros que tiene el Ejército, necesitamos adquirir blindados a rueda, que es otro de los proyectos insignes que tiene el Ejército, y también tenemos un proyecto para la modernización del tanque que tiene la fuerza. Básicamente esos serían los tres grandes ejes, a los que pueden agregarse cuestiones que se relacionen con la participación o disponibilidad de espacio militar en los próximos satélites que la Argentina desarrolle. En ese sentido tenemos un gran nivel de conocimiento y desarrollo en nuestras comunicaciones e informática, eso es algo de valor estratégico que nos va a permitir tener comunicaciones seguras y exclusivas.

¿Eso sería en el Arsat 3?
General Cejas: Sería en el Arsat 3, que está pensado más o menos para el año 2023 y ya estamos trabajando en ese sentido.

Después hay otros proyectos de corto y mediano plazo que hacen a la adquisición de vehículos a rueda. Tenemos pensado que vamos a iniciar los trabajos administrativos para adquirir una pequeña flota de vehículos a rueda, que es insignificante en comparación con la necesidad que tenemos de renovación, pero es el primer paso que pensamos dar y a lo largo del tiempo pensamos que en esta gestión aspiramos a renovar aproximadamente un 50 % de nuestros vehículos a rueda. Fundamentalmente pensamos en camiones, necesitamos camiones de diferente tipo que doten a la fuerza operativa de una renovación de su flota, que nos permita desarrollar nuestras capacidades militares, pero también acudir en auxilio de la población en situaciones como las que estamos viviendo.

Normalmente nuestras capacidades son duales, somos tan versátiles que podemos hacer con más y podemos hacer con menos, y no tenemos nada ocioso, todo lo que tenemos lo desplegamos, lo ponemos a disposición y eso, al mismo tiempo, nos permite a nosotros perfeccionarnos y consolidar la conducción por parte de nuestros escalones más jóvenes.

El año pasado comenzaron a incorporarse camiones Oshkosh. ¿El plan es seguir esa línea?
General Cejas: Efectivamente, los camiones Oshkosh son camiones militares por excelencia. Con esos equipos estamos dotando a una brigada en particular, hemos iniciado con esa línea y vamos a tener continuidad. Este es uno de los proyectos que nos va a llevar bastante tiempo, pero el concepto es seguir en la misma línea, porque es una línea operativa, porque hace al funcionamiento logístico y tenemos claramente como objetivo dotar a una brigada motorizada con todos estos vehículos. De hecho, estamos esperando, por las cuestiones afectadas por la pandemia, que cuando esto se normalice, seguramente en el segundo semestre, vamos a recibir un nuevo lote de camiones de este tipo.

El Ejército Argentino recibió un primer lote de camiones Oshkosh y se espera recibir un segundo en 2020, para iniciar el reemplazo de los camiones tácticos.

En cuanto al proyecto del TAM, ¿La idea es seguir adelante?
General Cejas: Tal cual, el Tanque Argentino Mediano es un tanque de producción nacional, es nuestro vehículo de combate principal, para empleos de alta intensidad, para empleos convencionales las fuerzas blindadas son un commoditie a nivel internacional. Y nuestro proyecto, que nació a principios de los 80, necesita ser modernizado, dotado de mayor capacidad de adquisición de blancos, capacidad nocturna y en esas cuestiones estamos trabajando en el proyecto.

Estamos haciendo un rediseño del mismo proyecto, ya que queremos aprovechar los últimos avances tecnológicos para incorporarlos a este tipo de tanque. Vemos con beneplácito que en países de primer orden como en EE.UU. están diseñando un tanque liviano, con un calibre de 105mm y con características compatibles con los blindados que nosotros estamos teniendo, que por otro lado, es lo que podemos sostener logísticamente. Así que es un proyecto que mantenemos como un proyecto insigne, que está asociado al FONDEF y que va a permitir dotar a las fuerzas blindadas argentinas con un vehículo confiable y capaz.

Cuando habló de la renovación de helicópteros ¿se refirió al reemplazo del UH-1H?
General Cejas: Me refiero a dos tipos de helicópteros, necesitamos la renovación de los helicópteros de montaña, nosotros tenemos un cordón montañoso muy extenso y realizamos mucha actividad de montaña. Los necesitamos para sostener todas nuestras actividades operacionales, las que hacen a la búsqueda y salvamento, de apoyo a las ascensiones, pero también que hacen al adiestramiento operacional en montaña.

Luego tenemos una línea de helicópteros medianos que tenemos que renovar, que son los UH-1H, que han cumplido 50 años en el Ejército, pero que cualquiera que ve una película de Vietnam los puede identificar. Yo digo que los hombres y mujeres del Ejército tienen en promedio de 32 años, los helicópteros tienen 50 y los camiones 40. Claramente todo esto estaba antes de que llegáramos, lo que habla por sí solo de las necesidades que tenemos del recambio tecnológico, que nos posicione en otro estadio tecnológicamente hablando.

La flota de helicópteros Bell UH-1H y Huey 2 está entre las prioritarias para su reemplazo.

¿Sigue la modernización del FAL?
General Cejas: Tal cual. El proyecto de modernización del FAL nos permite dotar de algunos detalles ergonómicos, alivianar peso, darle alguna capacidad de puntería y fundamentalmente lo hace mucho más apto para el combate en distancias cortas como combate urbano, combate urbano restringido, operaciones en selva o monte, particularmente en sendas o en picadas, donde la distancia del contacto es menor.

El proyecto de modernización de fusiles FAL avanza lentamente pero sin detenerse, para mejorar las capacidades del principal fusil de la fuerza.

Sobre el despliegue actual del Ejército, ¿hay planes de cambio?
General Cejas: No tenemos ningún plan para modificar el asentamiento de unidades y en consonancia con lo que está vislumbrando el poder político, lo que vemos como una de las experiencias aprendidas en esta operación por la emergencia sanitaria es que tenemos que consolidar nuestra presencia en las provincias donde no estamos presentes, como Catamarca y Santiago del Estero, consolidar aún mayores capacidades. Así que creo que lejos estamos de una reducción, sino reafirmar que el amplio despliegue territorial que tenemos es una fortaleza que le permite al estado ser la primera respuesta ante cualquier tipo de emergencia. Así que tenemos que seguir apuntalándolo.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios