El plasma inmune, el tratamiento descubierto en la Argentina en los ’50 que el mundo mira con esperanza en plena pandemia

Difunde en las redes

Immune plasma, the treatment discovered in Argentina in the 1950s that the world looks on with hope in the midst of a pandemic.

El hallazgo fue revolucionario para tratar la fiebre hemorrágica argentina, y reducir la letalidad de una enfermedad viral aguda que azotó al país en 1958. Luego de que comenzara a usarse en el mundo en pacientes con COVID-19, ya avanza en el país el protocolo para el uso terapéutico de esta herramienta.

Desde que el nuevo coronavirus fue declarado pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la carrera de la ciencia en busca de un tratamiento efectivo y una vacuna es a contrarreloj.

Mientras en todo el mundo se prueban fármacos y opciones terapéuticas, una de las que surgió como alternativa segura -por su antecedente exitoso en el MERS-CoV, ébola y en la epidemia de gripe H1N1- es el uso de plasma de convalecientes en pacientes que estén cursando cuadros moderados o graves de la enfermedad.

Pero, ¿cuál es el origen de este tratamiento? En las décadas del 50 y 60 la epidemia de fiebre hemorrágica argentina se cobraba una innumerable cantidad de vidas hasta que la ciencia hizo su aporte y consiguió hallar un tratamiento efectivo: el plasma inmune de convaleciente, que aplicado en etapas tempranas de la enfermedad, logró reducir significativamente la letalidad. El hacedor de este hallazgo fue el doctor Julio Maiztegui quien, acompañado por un grupo de profesionales, trabajó sin descanso en la contención de una situación sanitaria que desvelaba por las trágicas consecuencias del también llamado “mal de los rastrojos” o “virus Junín”, una enfermedad viral aguda grave transmitida por el ratón de la especie Calomys musculinus.

En el marco de la emergencia sanitaria por coronavirus en el país, la Resolución 783 del Ministerio de Salud del 17 de abril estableció la creación de un Plan Estratégico para regular el uso de plasma de pacientes recuperados de COVID-19 con fines terapéuticos.

El proyecto, que contiene tres ejes de investigación, prevé un Proyecto de desarrollo de una Inmunoglobulina Hiperinmune a partir del plasma de convalecientes en la Universidad Nacional de Córdoba, un Proyecto de desarrollo de un sistema in vitro para la determinación de anticuerpos neutralizantes anti-SARS Cov-2 en convalecientes de COVID-19, coordinado por el ANLIS (INEI –Malbrán, INEVH-Maiztegui) y el tercer punto abarca un Proyecto de desarrollo de un Ensayo Clínico Nacional para evaluar la seguridad y eficacia del uso de plasma de convalecientes en enfermos de COVID-19 a cargo de la Dirección de Sangre y Hemoderivados.

Patricia Epstein es especialista en hemoterapia e inmunohematología (MN 83027) y la jefa de la División de Hemoterapia del Hospital Durand, el primer hospital público dependiente del Ministerio de Salud de la Ciudad que comenzó con la selección de pacientes recuperados y los testeos para la colecta de plasma inmune, y en diálogo con Infobae contó que “a mediados de marzo comenzaron a desarrollar un protocolo en el que estuviera contemplado la obtención y uso en el hospital de plasma para ser utilizado en los pacientes que así lo requieran”.

“Comenzamos valorando las necesidades para desarrollarlo en un marco de seguridad y desde hace diez días completamos el diseño y empezamos a convocar a personas mayores de 18 años y menores de 65 que se hayan recuperado de COVID-19”, explicó la especialista, quien detalló que “se les hace una entrevista en la que se les explica el procedimiento y se los somete al cuestionario de donante de sangre, además de ahondar en algunos detalles sobre el curso de su enfermedad”.

Es un requisito demostrar que el plasma que se extrae está libre de virus y posee una determinada cantidad de anticuerpos.

Y tras destacar que “no hay obligatoriedad en donar” sino que “el compromiso moral y el deseo de ayudar a otro que está padeciendo la enfermedad”, Epstein señaló: “Después de ver que sus análisis están bien y está en condiciones de hacerlo se programa extracción, que llevamos a cabo con la técnica de aféresis a través de la que se separan los componentes de la sangre para obtener el plasma”. “Ese plasma se fracciona y congela hasta que nos den aviso de que un paciente cumple con el criterio para recibirlo”, agregó.

Al paciente que es “candidato” a recibir este tratamiento se le informa que puede llegar a formar parte de esta línea terapéutica y se le solicita la autorización para ser incorporado al protocolo.

“Lo que se evalúa es el grado de compromiso clínico del paciente, tanto respiratorio como general para determinar si es candidato”, explicó la especialista.

Si bien en el Durand aún no hubo pacientes internados que requieran este tratamiento, el procedimiento se realizó en los últimos días con éxito por primera vez en la provincia de Buenos Aires, en el Hospital de Trauma Federico Abete de Malvinas Argentinas, donde transfundieron plasma inmune a cuatro hombres de 20, 30, 40 y 73 años que estaban internados desde hace diez días, tres de ellos con evolución moderada, mientras que el mayor cursaba un estado crítico de la enfermedad.

“Es una opción terapéutica más de las que disponemos los médicos, de la que se sabía que había protocolos a nivel mundial pero no se tenía en el país el aval para hacerlo”, explicó a Infobae la médica de terapia intensiva y secretaria de Salud de Malvinas Argentinas Dolores Ouviña. “Se trata de un tratamiento de inmunización pasiva, por el que se le otorga al paciente los anticuerpos que otra persona recuperada generó para que ejerzan su función en quien está cursando la enfermedad”, detalló.

Respecto a los desafíos si este tratamiento será exitoso, la bioquímica argentina Laura Bover afirmó que se está aprendiendo todavía. “No sabemos cuántos anticuerpos tienen los pacientes que se recuperaron. Necesitamos saber la densidad y detectar de esos anticuerpos la presencia de los que van a impedir al virus entrar al pulmón (anticuerpos neutralizantes), por ejemplo, y qué cantidad de anticuerpos específicos. Estos atacan directamente al virus, en tanto los neutralizantes impiden que se genere un cuadro más grave”, aseguró la especialista que integra el equipo multidisciplinario que promovió el uso de plasma con anticuerpos de pacientes convalecientes como tratamiento contra la enfermedad que causó la actual pandemia.

Respecto al funcionamiento del protocolo, la experta indicó que para donar sangre se necesita un protocolo médico escrito que asegure al donante que es seguro el proceso y, además, ese protocolo debe ser acompañado por un consentimiento informado puesto que la donación ha de ser voluntaria. Nadie puede obligar al sujeto a donar el plasma. Por otra parte se requiere otro protocolo para que, obtenido el plasma, se investigue si los anticuerpos que posee son los específicos contra el virus y/o neutralizantes. Sigue un tercer protocolo dedicado al enfermo. Si el médico que lo trata considera que esta alternativa puede ser de valor para su tratamiento, el paciente debe dar el consentimiento escrito para recibir la donación de plasma.

“Si tenemos en cuenta la experiencia internacional podríamos decir que en principio es una metodología segura, con riesgos y consecuencias que son aceptables -consideró Epstein-. Tiene un futuro promisorio, hay evidencia afuera de que es segura y los resultados que se muestran internacionalmente son alentadores”.

“Desde el día cero de la pandemia reconvertimos nuestro modelo de atención a los donantes de sangre y lo hacemos por turnos, por citación, cambiamos la sala de espera, etc para poder comenzar, por un lado, con la atención de donantes recuperados y además atender al donante habitual para no dejar de atender el resto de las patologías”, contó la especialista, quien remarcó que la gran mayoría de los recuperados de coronavirus aceptan donar su plasma aduciendo querer “ayudar a que otro supere la enfermedad”, como ellos lo hicieron.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios