Continúa la investigación por el robo de 4.500 bovinos y dictan la captura internacional de otro acusado

Difunde en las redes

The investigation continues into the theft of 4,500 cattle and the international capture of another accused is ordered.

El conflicto que comenzó con la detención del expresidente de la Sociedad Rural de Jesús María, Luis Magliano, sigue sumando más acusados por el robo de ganado.

Digno de una novela policial, avanza la Justicia sobre el caso de robo de ganado de aproximadamente 4.500 bovinos que tienen como actor principal al ya detenido Luis Magliano (expresidente de la Sociedad Rural de Jesús María y dueño del feedlot Oleos del Centro), pero que poco a poco va llegando a las puertas de otros actores de la cadena agroindustrial y hasta de políticos.

Si bien la noticia de las últimas horas es que la fiscal Mariela Bitar de Papa (quien tiene a cargo el caso) requirió que se declare en rebeldía a José Demicheli, administrador del fondo de inversión ganadero ADBlick, y ordenó su captura nacional e internacional, pedido al que Darío Alarcón (juez de Control y Garantías de Santiago del Estero) dio luz verde, en esta nota intentamos explicar qué es lo que está sucediendo con el caso.

La novela.

Todo comienza en 2020, en pleno auge de la pandemia mundial de coronavirus y la incorporación del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) como medida sanitaria en nuestro país, que empezó de a poco a generar ciertos inconvenientes para movilizarse entre provincias.

En ese marco, “Haciendas San Eugenio” envía desde el 30 de enero al 15 de diciembre de 2020 unas 3.530 cabezas de ganado desde sus establecimientos ubicados en las provincias de Chaco, Corrientes y Formosa con destino al feedlot “Oleos del Centro”, ubicado en Santiago del Estero y perteneciente a Luis Magliano, presidente de la Sociedad Rural de Jesús María en ese entonces.

Trámite va, trámite viene, desde Haciendas San Eugenio se enteran el 28 de diciembre de 2020 que Oleos del Centro asegura que los animales nunca llegaron a su establecimiento, es decir, que desaparecieron.

Rápidamente “Haciendas San Eugenio” contrata al abogado César Turk y realiza la denuncia policial correspondiente. Aproximadamente 15 días después de dar curso a la denuncia, Luis Magliano demite de su cargo como titular de la Sociedad Rural de Jesús María.

La causa se complica ya en primera instancia porque cuando César Turk realiza la denuncia, ponen a intervenir a la fiscal María Alejandra Delgado, quien ya estaba denunciada con anterioridad por el propio Turk por Encubrimiento de Lavado de Activos.

“Esto produjo un retraso de la causa de tres semanas (hasta lograr el apartamiento de Delgado y el nombramiento de la fiscal Mariela Bitar de Papa), que cuando se dio curso a la investigación los animales que habíamos indicado con latitud y longitud exacta donde se encontraba ya habían desaparecido”, asegura el abogado.

Los protagonistas.

¿Quién era el dueño de esos campos donde se encontraban los animales “robados”?  José Alperovich, senador nacional y exgobernador de la provincia de Tucumán.

Automáticamente, Turk pide una medida cautelar al juez Darío Alarcón (quien lleva adelante la causa) para que le pida al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) que le bloquee el RENSPA a la razón social de los campos de Alperovich, es decir, para que no pueda movilizar hacienda hasta poder determinar a quiénes pertenecen a esos animales.

El hijo de José Alperovich, gerente de los establecimientos, se considera perjudicado en la causa porque, según explicó, fue Luis Magliano quien les había entregado como forma de pago animales para saldar una deuda que mantenía.

Cabe destacar que Magliano no podía vender ni disponer de la hacienda de San Eugenio, sino solamente realizar el correspondiente engorde para lo que fue contratada su empresa.

Como si no le faltara más complicación al caso, parte de los animales tienen la marca de San Eugenio, otros están sobre marcados y otros tienen dos marcas.

Para tratar de esclarecer los hechos, la fiscal pide la colaboración en la cusa de Luis Magliano, pero al no encontrarlo en su domicilio, solicita que se lo declare en rebeldía y pide su captura nacional e internacional.

Días más tarde Magliano se entrega a la Justicia y es detenido, condición frente a la Ley que sostiene actualmente al igual que el director encargado de Oleos del Centro, Damián Manzanelli.

En la búsqueda y rastreo de la hacienda robada, y al igual que sucedió en el campo de José Alperovich, aparecen animales en establecimientos pertenecientes a la firma Agrolam SA, pero esta empresa asegura que la hacienda no es propiedad de ellos, sino de ADBlick, y se presentan como “perjudicados” denunciándolo a Magliano por “estafa”.

Pero de todas formas, y a diferencia de lo sucedido en el caso de los Alperovich, la fiscal ordena la detención del titular de Agrolam SA y ex presidente de la Sociedad Rural de Quimili, Juan Pablo Miretti, bajo la misma carátula que Magliano y Manzanelli, que es “Abigeato en concurso real y Desbaratamiento de los derechos acordados en concurso ideal” .

“Nosotros pedimos que la imputación sea por ‘Asociación Ilícita, Estafa, Abigeato en concurso real y Desbaratamiento de los derechos acordados en concurso ideal‘, pero sólo se dio lugar a estos dos últimos. De todas formas pudimos relatar quienes componían la Asociación Ilícita y cómo era el modus operandi que venían haciendo en repetidas oportunidades”, explica Turk

Y finalizó: “A Luis Magliano lo consideramos  el ‘Jefe de la Banda’, que está integrada por Joaquín Magliano, Damián Manzanelli y Roberto Carlos Gomez. Pero hay que seguir investigando sobre quiénes son los autores, cómplices y encubridores”.

ADBlick.

Este miércoles, al igual que sucedió en su momento con Miretti, la justicia santiagueña dictó la orden de captura nacional e internacional de José Demicheli, administrador del fondo de inversión ganadero ADBlick, entre cuya hacienda se encontraron 244 de los 4.500 vacunos que desaparecieron del feedlot propiedad de Luis Magliano.

En las últimas dos semanas una comisión policial se hizo presente en dos domicilios en los que supuestamente reside Demicheli, pero no lo encontraron en ninguno.

Cabe destacar que ADBlick es un fondo de inversiones en actividades agropecuarias, y dentro del rubro ganadero participan la sociedad de Bolsa Cohen, los bancos Supervielle, Galicia y Comafi, y la entidad de servicios financieros Invertir On Line.

Desde ADBlick afirman que “la orden de detención existe, sin embargo debería estar suspendida porque está en trámite aún el pedido de eximición ante la Cámara de Apelaciones”.

En detalle de la firma de inversión manifestó a través de un comunicado que “la fiscalía tiene en su poder todas las explicaciones y la prueba que demuestra que la compra del ganado es legítima y transparente, cumpliéndose con todos los requisitos que los propios denunciantes han dicho públicamente que debían cumplirse para acreditar la titularidad”.

Por ahora no está escrito el último capítulo de esta novela policial ganadera, así que sólo nos queda por decir: continuará…

Fuente: Infocampo.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios