Sin Emergencia para el Presupuesto: los legisladores se auto otorgan 300 millones más y llegan a 2.300 millones

Difunde en las redes

No Emergency for the Budget: legislators self-grant 300 million more and reach 2,300 million.

Con un llamativo y cómplice silencio de la oposición, aumenta la publicidad para Brusco en 370 millones mientras se ahorra se ajusta a través de descuentos a trabajadores y jubilados, por la Ley de Emergencia.

Esta semana, en la una reunión bicameral, los legisladores entrerrianos comenzaron a tratar el polémico proyecto de Presupuesto 2021 presentado por el Poder Ejecutivo provincial.

La Comisión de Hacienda, Presupuesto y Cuentas, presidida por la diputada María del Carmen Toller, convocó a la reunión, de la que participaron el presidente de la Cámara de Diputados, Angel Giano; la vicegobernadora y presidenta del Senado, María Laura Stratta; el ministro de Economía, Hacienda y Finanzas, Hugo Ballay; el ministro de Planeamiento, Infraestructura y Servicios, Marcelo Richard; el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, Amilcar Genre Bert; los presidentes de los bloques de ambas Cámaras y demás legisladoras y legisladores, de manera virtual.

Se trata de un proyecto de ley de Presupuesto sumamente vergonzoso e indignante, ya que prevé aumentos significativos en las partidas para aquellas áreas irrelevantes e inoperantes, mientras que las esenciales, como salud, educación, seguridad y otras, continúan siendo ignoradas y vaciadas.

Mientras el sector turístico ruega por medidas que ayude a los efectores a salir de la profunda crisis producto de la pandemia, el gobernador elevó los fondos destinados a Turismo, aunque los empresarios del sector no saben si podrán trabajar en esta temporada.

Pero lo más indignante son las sumas destinadas a la Legislatura provincial, a comunicación y al Tribunal de Cuentas, que presidirá Diego Lara, a pesar de la impugnación de la oposición, dejando vía libre para que los desmanejos continúen.

La legislatura provincial dispondrá de 2.271.847.000 pesos, 371.847.000 pesos más que el ejercicio de este año, en el cual los legisladores sesionaron apenas 11 veces en 10 meses, desde la comodidad de sus lujosas residencias, levantando la mano frente a la pantalla durante las sesiones virtuales.

A pesar de la escasa actividad que se registró este año, el Senado que conduce la vicegobernadora Laura Stratta contará con 1.194.378.000 pesos, de lo que se desprende que cada senador le cuesta casi seis millones de pesos mensuales a la provincia.

En otras palabras, con lo que un senador percibe mensualmente por levantar la mano de vez en cuando desde su casa, podrían pagarse 200 sueldos mensuales de 200 nuevas enfermeras, en un sistema de salud que está muy escaso de personal, o podrían abonarse 140 sueldos mensuales de 140 nuevos agentes de policía, la fuerza que este martes salió a las calles a pedir la renuncia del jefe, comisario Gustavo Maslein, y de la ministra Rosario Romero, por considerar que sus gestiones se agotaron.

La Cámara de Diputados, por su parte, contará en el ejercicio 2021 con otro monumental monto, de 1.157.258.000 pesos.

Sobre los 300 millones más de pesos con los que contará la Legislatura, la oposición mantiene un silencio cómplice.

Los miembros de la oposición solamente salieron a cuestionar la presidencia del diputado Diego Lara en el Tribunal de Cuentas, ya que presentaron una impugnación del concurso en el que salió victorioso y se encargaron de difundirlo por todos los medios.

Sin embargo, la medida es meramente un gesto para la tribuna, ya que deberá resolverla la Cámara de Senadores, mayoritariamente oficialista.

En tanto, el Tribunal de Cuentas es otro de los organismos que aumentó su presupuesto con respecto al del año pasado, ya que Lara contará con 551 millones de pesos, aunque queda en claro que los controles no serán los más firmes para el gobierno del que él mismo forma parte.

Es más, Lara dejará la legislatura para asumir en el TCD pero, según trascendió, seguirá cobrando los contratos en la Cámara de Diputados por unos 800.000 pesos.

Otro descomunal e innecesario aumento de presupuesto es para el área de comunicación, que manejan la secretaria de comunicación, Maricel Brusco y su co-equiper, la subsecretaria de asuntos jurídicos, Mariela Teruel.

Para el plan anual de comunicación oficial (PACO), en el 2021, Bordet previó la suma de 376 millones de pesos, contra los 320 millones de pesos que se manejan este año.

En medio de una crisis económica, sanitaria, fiscal, social, financiera, este cuantioso incremento resulta indignante ya que no aporta ningún beneficio para la calidad de vida de los entrerrianos.

Pero más indignante aún es el incremento presupuestado para la cartera de Brusco, que contará con 546.005.000 pesos, casi 18 millones más del presente ejercicio para la secretaría de comunicación de la provincia.

La gran pregunta que surge es qué es lo que tiene que publicitar el gobierno que justifique semejante inversión en comunicación mientras la provincia hace aguas por todas partes.

El proyecto de Presupuesto 2021 que se trata en la Cámara de Diputados no prevé ninguna medida para intentar salir de la ley de Emergencia sancionada este año, que ajusta sobre los ingresos de jubilados y trabajadores para mejorar la recaudación.

La provincia aumenta la presión tributaria sobre los contribuyentes y aplica descuentos a los jubilados interpretando a su conveniencia un fallo judicial que encontró los recortes inconstitucionales, pero los presupuestos para las áreas superfluas o que no inciden en la realidad de los entrerrianos en medio de esta crisis, siguen aumentando.

En tanto, sobre esto la oposición no se pronuncia, apenas envió una impugnación a la designación de Lara como presidente del Tribunal de Cuentas, que se sabe que es inerte porque será desfavorable.

Sobre la ley de Emergencia, la presión tributaria, los presupuestos irrisorios para comunicación, para la Legislatura y para el propio TDC, la oposición mantiene silencio.

Con esa permisividad, las Cámaras se aprestan a aprobarle a Bordet este presupuesto 2021 que, a pesar de que la pandemia demostró que son necesarias más inversiones en salud, educación y seguridad, sigue dejando esas áreas relegadas, y a los entrerrianos a la buena de Dios.

Fuente: El Portal de Ricardo David.

Difunde en las redes

Comentarios

comentarios