¿Se le viene la noche? La extraordinaria celeridad de Bordet para designar una nueva cúpula “romerista” en el TdC

Difunde en las redes

Is night coming? Bordet’s extraordinary speed in designating a new “pilgrim” dome in the ToC.

En los próximos meses el Gobierno deberá dar cuenta de los excesivos gastos públicos por la pandemia, con compras directas y sin ningún tipo de control de montos multimilloanrios, garantizando la nueva conducción, por la cercanía, cierta impunidad.

Con una llamativisima premura, el jurado del concurso para el Tribunal de Cuentas, de manera exprés, ya conformó las ternas para los cargos más importantes en el organismo, la presidencia y dos fiscalías que están vacantes.

El apuro del gobernador Gustavo Bordet, en definir el concurso, a pesar de la pandemia y la emergencia particularmente en materia administrativa, generaron fuertes sospechas.

Más aún cuando el mandatario decidió reanudar el proceso que estaba completamente paralizado: al otro día de que la fiscalía de Patricia Yedro y Gonzalo Badano oficiaran a la caja de jubilaciones por el escándalo sin parangón de los muertos que cobraron beneficios previsionales desde el 2003.

¿Qué necesidad tenía el Gobierno provincia de reanudar el concurso si el Tribunal de Cuentas, más allá del interinato de la presidencia, venía actuando y bien, pudiendo incluso determinar mediante una seria auditoria un defalco multimillonario en el organismo previsional? Ninguno.

Sin embargo, lo hizo, y los movimientos urgentes para la remoción de la cúpula actual continuaron.

La razón no puede ser otra que la necesidad del Gobierno de tener adeptos en la conducción del importante organismo, de tener a los propios y dependientes, para así manejar también a quienes deben controlar los gastos que realizan los funcionarios y de detectar las irregularidades.

Más aún en los tiempos que corren, cuando desde marzo a la fecha, la generalidad de los gastos públicos, con la excusa de la pandemia, se están haciendo mediante compra directa, por montos extremadamente millonarios, y sin control.

En los meses venideros, Bordet y sus ministros deberán dar cuentas del destino de los fondos públicos de la emergencia sanitaria, siendo el organismo quien deberá ejercer el contralor, descartándose que se detecten severas anomalías e justificaciones que, de darse a conocer, podrían incluso calificarse como de tintes delictivas.

Un manejo de cercanos y afines, garantiza, como es sabido, impunidad.

Este viernes, de manera exprés el concurso quedó concluido, el jurado tomó entrevistas contra reloj, el último paso que restaba, en el mismo día ya tenía las ternas para los dos cargos en disputas.

Para la presidencia del organismo, no hubo ningún tipo de sorpresas, desde que se llamó a concurso fue de público y notorio conocimiento, más aún de los requisitos que se les exigían a los postulantes, el cargo fue diseñado para que gané el diputado provincial Diego Lara.

La carrera política de Lara comenzó ciertamente de manera independiente, llego a ser dos veces intendente y luego, hace tres gestiones, es diputado provincial, en su segundo mandato como legislador, se subordinó enteramente bajo el ala de la hoy ministra de gobierno Rosario Romero.

Desde entonces Romero es su jefa política.

A pesar de no existir registros de haber ejercido efectivamente la profesión de abogado absolutamente nunca, Lara quedó primero en la terna que ya está en manos de Bordet.

Segundo quedó quien viene ejerciendo el cargo y, como tal, tiene sobrada experiencia en el organismo, Federico Tomás.

Tercera, también con marcada experiencia, trayectoria y un amplísimo campo académico y profesional, Nanci Rocío Vinagre, actualmente asesora jurídica en el organismo.

Se descarta que, en el caso de la presidencia, Bordet respetará – la, para nada sorpresiva- terna, designando a Lara, quedándose así la ministra Romero con la conducción del organismo.

Esta misma postura no parece ser la que seguirá el mandatario provincial para cubrir los dos cargos de fiscal de cuentas del concurso.

En la terna, primera quedó Vinagre, segunda la abogada María Cristina Federik y tercera, desconcertadamente, la letrada Mariana Bauman Moretta.

Federik, un apellido conocido en el ámbito judicial y político de la provincia, para algunos, corresponde también al sector de la ministra Romero, otros, versión más fuerte, la ligan al fiscal de estado, Julio Rodríguez Signes, donde la letrada se desempeña, según indican puertas adentro, como “la abogada estrella”.

Mención aparte merece la abogada Bauman Moretta, exclusiva e integramente del sector de Romero.

A la letrada no la conoce absolutamente nadie en la provincia, la razón es simple y sencilla, es de la vecina provincia de Santa Fe.

Estudio en la UNL, donde, indican fuertes de la cartera de gobierno, junto con la actual concejal de Paraná, también dependiente políticamente de Romero, Luisina Minni, desde que se recibió, nunca, aseguran, litigó en la Entre Ríos, de ahí el desconocimiento existente sobre su actividad profesional.

Las altas notas en la etapa técnica que obtuvo Bauman Moretta habían encendido las alarmas en el ámbito profesional de la provincial, puntualmente en el resto de los postulantes, existiendo fuertes versiones incluso de alguna provisión previa al examen de las consignas.

Lógicamente, no hay pruebas de esta situación, barajándose solo a manera de hipótesis entre los concursantes, aunque si, lo cierto, es que su puntaje en aquella etapa, como en esta, ha escandalizado a los profesionales entrerrianos.

Lo que se baraja, tras la premura de Bordet en remover la cúpula, es que con respecto a esta terna haya movimientos de intercalación, vale decir, que Bauman Moretta, que quedó tercera y de respetarse los puntajes no podría ser designada porque dos nomas son los cargos a cubrir, igualmente sea una de las elegidas.

Frente a tal hipótesis, que generara un gran cimbronazo en la Provincia, por  el bochorno que incluiría, o Vinagre o Federik, quedarían fuera de los cargos, es decir, algunas de las dos obligadamente se verían perjudicadas.

Más allá de esta posibilidad, lo que no se descarta es la conducción del organismo quede en manos de Rosario Romero, a través de Lara, restando solo saber si también la ministra se quedará con una fiscalía de cuentas.

Fuente: El Portal de Ricardo David.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios