sáb. Oct 24th, 2020

Salvajismo: encontraron a un puma desorientado por la quema de humedales en Santa Fe y lo cazaron a palazos

Difunde en las redes

Savagery: they found a puma disoriented by the burning of wetlands in Santa Fe and they hunted him with the sticks.

El hecho ocurrió en las islas entrerrianas, que desde hace más de un mes se ven azotadas por los incendios. Los cazadores subieron el video a las redes sociales y generaron conmoción e indignación.

En el material se percibe a un perro que muerde al puma en sus piernas, durante el ataque a palazos. El video tiene una segunda parte ya en horario nocturno y en otra zona. Allí se ve a un hombre y a una mujer que enseñan a la cámara al puma como un trofeo de caza. Mientras lo destripan en un balde, enseñan la cabeza del animal a la cámara del teléfono celular.

Durante esas maniobras, el hombre y la mujer hacen comentarios. “No saben lo que es este gato, qué pedazo de gato (…) Esto va para todos los hijos de puta que nunca creen que yo agarro a un bicho”, menciona el hombre delante de cámara.

Según publicó el portal, el cazador aseguró haber matado al animal después de que ese ejemplar se acercara demasiado a una zona habitable del área conocida como el corte largo de Caeraga. Desde el Puerto de San Martín, se puede acceder a esa zona en lancha en un viaje de unos 30 minutos.

El director de la Fundación Vida Silvestre Argentina, Manuel Jaramillo, condenó con firmeza el acto que se llevó a cabo en el video y volvió a pedir por un cambio en la concepción de la sociedad sobre los vínculos con los animales salvajes.

“Es muy fuerte. No pude terminar de ver el video. Pero es una muestra más de la falta de vínculo que hay entre las personas y la naturaleza. Nos hace olvidar de que son especies que tenemos que proteger y con las que tenemos que sobrevivir. Tenemos que tomar conciencia sobre esta falta de vínculo”.

“Entiendo el miedo que te puede dar que aparezca un puma en una zona de tránsito de personas, pero hay muchas otras opciones antes de matarlo a palazos. Porque incluso, esto podía haber devenido en una tragedia aún mayor, el animal podía haber matado a una persona. Acciones como estas no sólo ponen en riesgo a los animales salvajes sino también a las personas”, añadió.

La quema de los humedales está causando desde hace días estragos en el ecosistema de las islas entrerrianas del Paraná. Diversas organizaciones socioambientales y hasta funcionarios públicos calificaron el hecho como un “ecocidio” y reclaman la implantación de una ley que castigue con severidad tales actos.

“En 2020 ya se quemaron 500km cuadrados de humedales, lo que equivale a la superficie de la ciudad de Rosario, multiplicada por tres”, afirmó un integrante de la organización Multisectorial Ley de Humedales Ya, Ivo Perugino, en declaraciones a la radio Cadena 3.

El especialista informó que el problema no sólo es el humo que llega a las ciudades, sino que se ven afectados ecosistemasque habitualmente retienen nutrientes contaminantes, almacenan carbono para desacelerar el cambio climático, retienen las crecidas del río y evitan inundaciones.

En la misma sintonía se expresó el intendente de Rosario, Pablo Javkin, que en su cuenta de Twitter escribió los hashtags: “#BastadeQuemas, #Ecocidio #LeydeHumedalesYa”.

De acuerdo a los ambientalistas, la quema de humedales es una práctica habitual de los productores ganaderos en la preparación del terreno. Aplican una relación directa entre los incendios y esa actividad.

Durante el mes de junio, se detectaron al menos unos 800 focos ígneos sólo en una semana y se necesitó del trabajo de 70 brigadas de bomberos para poder controlar el fuego.

Mientras, entre el 13 y el 20 de julio se detectaron 2.820 focos de calor a lo largo de todo el Delta. Según los ambientalistas, ante cada árbol quemado habrá que esperar unos 10 años para volver a ver otro crecido.

Efectivamente, estos incendios provocan que las especies animales que los habitan se encuentren en un escenario de desconcierto y de lucha por la supervivencia.

“Es un proceso que se da alterando el hábitat de muchas especies. Algunas, como los pumas o los venados, pueden escaparse pero especies como el cardenal amarillo, que anidan en el suelo, que encima está en peligro de extinción, están casi condenadas a morir. Es central que en estos períodos de sequía y falta de agua se minimice el uso de fuego en la actividad agrícola”, advirtió Jaramillo.

Es por eso que un puma llegó a una zona cercana a puestos comerciales del Careaga, cuando es muy extraño ver a un animal así por ese lugar en cualquier época del año.

El último sábado se realizó una manifestación en el acceso al puente Rosario-Victoria , justo en la intersección de avenida Circunvalación y Boulevard Rondeau. Allí se volvió a reclamar por la declaración de una ley que prohíba esta práctica.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios