Revuelo en la Policía por supuestas “maniobras” defraudatorias contra la propia fuerza

Difunde en las redes

Commotion in the Police for alleged fraud “maneuvers” against the force itself.

La descubrió un colega del área liquidaciones por casualidad, revisando la devolución del impuesto a las ganancias, desde el Ministerio de Gobierno se blindó, no quieren que trascienda, lógicamente, deja mal parada a la fuerza, sin embargo, el caso llegó al Portal.

Un verdadero escándalo envuelve a la Policía de Entre Ríos, no es para menos, ya que de confirmarse se estaría frente a una defraudación al fisco por miles de pesos, con la extrema agravante, de que se trata del organismo que debe brindar seguridad a todos los entrerrianos.

Los hechos se descubrieron de casualidad, luego de que un colega revisara la devolución del impuesto a las ganancias efectuadas al personal policial, detectando una grosera anomalía en la liquidación de haberes de un integrante de la fuerza del mes de abril 2020.

Según indicaron fuentes fidedignas a este Portal, un integrante de la división de haberes y liquidaciones, le llamó poderosamente la atención que la suma de un retroactivo a una colega bajo el “código 181”.

El código 181 denominado “de riesgo y peligrosidad”, es una especie de plus que se otorga, en principio, el personal policial que cumple tareas propiamente dicha de seguridad, actualmente, a simple interpretación se trataría de un dinero extra que se percibe por la actuación policial en la calle brindando seguridad, por la exposición que tienen los agentes en esta actividad.

Es sabido que la labor policial en este servicio es de gran riesgo, la frase acuñada desde la familia azul “salen de sus casas y no se sabe si vuelven”, traspasa los límites del imaginario, siendo un hecho real para el personal.

También es conocido por toda la ciudadanía los magros sueldos que perciben, constituyendo este tipo de plus, o el caso de los famosos “adicionales”, los conceptos remunerativos que les permiten llegar a fin de mes.

Con el tiempo, el concepto de “riesgo y peligrosidad”, según confiaron en la fuerza, ciertamente se ha ampliado, no aplicándose estrictamente al personal “de calle”, otras actividades también se entendieron o interpretaron arriesgados, incluyéndose para percibirlo.

Asimismo nos informaron que existen porcentajes conforme a la mayor o menos exposición del policía, cuanto más expuestos mayor es este plus salarial.

Este Portal se informó con la fuerza, y no se sabe cómo hizo, si se trata de un error del sistema, o una maniobra perpetrada, pero la cifras percibida por un integrante de la fuerza del mes de abril se excedía considerablemente conforme a la labor que presta.

Fue lo que le llamo la atención a quien revisó las liquidaciones.

Un dato más personal de la persona protagonista de esta irregularidad, inclinaban la balanza hacia un supuesta defraudación que a un yerro de liquidación.

La beneficiada con la anomalía sería una suboficiala muy ligada a un alto mando de la Policía de Entre Ríos.

Otra cuestión, que deja mal parada a la fuerza, es que el yerro o la maniobra, no fue exclusiva de un mes, desde hace 10 meses se estaba produciendo el desbarajuste en la percepción (en mas) de la involucrada.

En palabras más simples, por el lapso consecutivo de 10 meses, la suboficiala percibió una descomunal remuneración en comparación al sueldo que debía percibir.

Y es que el liquidador que notó la anomalía, revisó los meses anteriores, encontrando que desde julio 2019 hasta la actualidad la suboficiala percibió en más.

Parece que por su cargo, de sueldo le correspondían entre 46 y 48 mil pesos mensuales, más  $5.000 pesos por el código 181, sin embargo, en abril percibió, su sueldo más $63.200 por dicho código.

Los números no le cerraban por ningún lado al liquidador, revisando meses anteriores encontró los mismos montos o un poco menos pero siempre superando descomunalmente las cifra que debía percibir.

A la fecha, los hechos denotan un perjuicio al erario público que superan el medio millón de pesos.

El hecho es grave, no tanto por los montos, porque seguramente la fuerza obligará a devolverlos mediante un procedimiento interno, sino por las personas, directa e indirectamente, involucradas, también por contra quien se cometió, el propio organismo que debe brindar seguridad quedando los mecanismos de controles de la propia fuerza expuestos y muy mal parados.

Justamente por ello no llama la atención, más allá de los procesos internos, sumarios y afines que seguramente se inicien, desde el ministerio de gobierno se haya blindado el caso.

Fuente: El Portal de Ricardo David.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios