Pareja de un policía de Entre Ríos cuenta la odisea que vivió en la ruta por el COVID-19

Difunde en las redes

Couple of a policeman from Entre Ríos tells the odyssey that he lived on the route doing finger.

La pareja de un policía de la localidad Entrerriana de Villaguay envió una carta a Infor Villaguay contando todo, nuestros colegas la publicaron este 25 de Marzo pasado.

 La mujer cuenta todo al respecto del audio que circulaba por los grupos de WhatsApp, y esto dijo:

CARTA DE LECTORES.
ESTO ES CON RESPECTO AL AUDIO QUE CIRCULA ACERCA DE UN AGENTE DE POLICÍA DE VILLAGUAY.

ANTES DE OPINAR, LEA ATENTAMENTE Mi pareja el día lunes 23 a las 7 de la mañana sale de casa a cumplir con su guardia en Colonia Avellaneda. Va hasta el lucero, que supuestamente cruzaba una combi policial que trasladaba los funcionarios de distintos lugares. Se encuentra con la sorpresa de que esta misma ya no sale debido al poco personal y los gastos que debía solventar la misma. Llama a su jefe, da informe sobre la situación, allí le dicen que como sea y en el horario que sea pero que llegue a cumplir. Entonces no le queda a otra que hacer su largo camino a dedo, por la necesidad de cumplir, como sabemos todos por el Covid-19 en la ruta no anda nadie, y si anda la gente no te quiere llevar, lo cuál se entiende debido a las precauciones que se toma uno para cuidar de sus cercanos. Después de una larga espera, lo levanta un colectivo que venía de Brasil. Aún sabiendo que implicaría un riesgo para él, si o si tenía que llegar a su trabajo, por lo que se sube y viaja junto al chofer, sin poseer guantes ni barbijo, ya que en la policía no cuentan con los mismos, y en la ciudad no se consigue. Se baja en la ruta 12 y ruta 18 para llegar a la comisaría caminando. Allí, da aviso de que su única forma de llegar fue en un transporte que venía de Brasil. Ignoran lo que él informa y lo mandan a cumplir con su respectivo trabajo. Luego de largas horas y, después de haber estado en contacto con más gente, recién a las 9 de la noche se le da informe, gracias a un llamado del centro de salud de Colonia Avellaneda dando a conocer que según el decreto nacional, él debía de permanecer en cuarentena.

Su jefe insiste en que no va a pasar nada que todo iba a estar bien, recién a la mañana del 24, siendo las 6 a.m dan por autorizada su cuarentena, pero con la condición de que el debía de buscar el modo de volver, es decir a dedo.
Él salió a la ruta y nadie lo levantaba, eran las 9 de la mañana y el seguía varado, sin siquiera un poco de agua.

Llama al centro de salud y pide que si le pueden buscar una solución debido a que ya no encontraba por sus propios medios volver. También pide, si por favor pueden alojarlo en la escuela de agentes, porque en casa estoy yo que estoy embarazada y sus hermanos con síndrome de Hurley, que tienen problemas respiratorios, por lo que somos personas de alto riesgo. Nadie, absolutamente nadie, lo ayudó. Llaman al intendente, el cual autoriza un móvil que lo busque para traerlo a nuestro domicilio.

Pasaron las horas, a las 1 p.m., como nadie se asomaba, decidió empezar a caminar. Dio informe de que iba a caminar, y de la nada aparece otro funcionario diciendo que ya llegaba el móvil. Mi pareja le responde desde las 9 a.m. estoy esperando el móvil, por lo que este funcionario responde que le falta el respeto por su contestación, en un intercambio de palabras el funcionario le dice “nadie te puso un arma en la cabeza para que viniera en ese colectivo, el único culpable acá sos vos”.
Sin responder continuó su caminata, luego de 2 largas e intensas horas llegó el móvil. Que lo trajo hasta su domicilio.

Recién a las 3.45pm llegó acá, desde las 6 a.m. que lo habían autorizado.
cumplimiento de la cuarentena, no entendían que él no llegaba ya que no disponía de quien lo traiga.

Entonces yo me preguntó ¿Señores jefes, o señores directivos ustedes no tiene familia?
La verdad es una vergüenza que la policía crea que son inmunes, que se caguen en sus situaciones y por sobre todo que lo dejen tirado como si fuese un perro que no vale nada, él tiene familia que es quien lo espera siempre, como toda familia de un policía nunca se sabe si van a volver, pero aún así a nadie le importa nada y definitivamente su vida no vale, más allá de que es él quien elije pertenecer a la policía no es justo que todos se laven las manos.

Él está bien, no presenta ningún tipo de síntomas y se encuentra aislado de todos porque debemos de tener mucha precaución de todas formas durante estos próximos días.
Y para la gente que habla sin conocimientos, si no están dispuesto a ponerse en los pantalones de él, no opinen, no divulguen, ni mucho menos hagan puterios que no son.

Es horrible estar en cuarentena, pero más aún cuando la gente señala sin saber.
Y es ahí cuando te das cuenta que todos lo felicitan pero si les toca a ellos son las peores personas, el decidió y eligió cuidar de todos, pero no encontraba la forma de que lo puedan autorizar, y sin una autorización el no puede retirarse. Una vez que lo consiguió esta en su domicilio en una habitación aislada a todos, cumpliendo como se debe su cuarentena y no teniendo ningún tipo de contacto con nosotros.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios