Los privilegiados: lejos estamos de la Entre Ríos que Urquiza soñó

Difunde en las redes

The privileged: we are far from the Entre Ríos that Urquiza dreamed of.

Tras la derrota de Rosas en Caseros, Entre Ríos alcanzó el máximo protagonismo histórico en el país. Hoy es noticia diaria, por la corrupción, la pobreza y la falta de conducción. Es ésta, acaso, “la Entre Ríos que Urquiza soñó”, como repite la marcha que se canta en los actos oficiales?

Hoy continúa  el juicio “de la vaca” en los tribunales locales. El megajuicio a Urribarri, algunos de los que fueron sus ministros, funcionarios y familia.

Una causa que es noticia no solo aquí  – llamativamente todos los medios se hacen eco de las desventuras del ex gobernador pero no informan nada respecto de los posibles delitos que se deberían estar investigando a la gestión de Bordet –, sino en la nación también.

Este martes a las 10, continuaban las audiencias con la declaración de algunos testigos que habían sido citados para que realicen sus testimonios de manera presencial, como debe ser en los juicios por audiencias orales como está previsto en el Código Procesal Penal de la provincia.

Estos juicios son por audiencia, en donde todos los actos deben realizarse de manera presencial  ya que no hay mas expediente, sino que todo es oral (o debería serlo conforme la ley) a fin de que se puedan realizar los actos de manera directa, sin dilaciones y optimizando los tiempos y las audiencias.

Hoy a las 10 de la mañana debía declarar la Sra. Teresa Pot, una empleada doméstica de la vecina de la empresa del cuñado Juan Pablo Aguilera, Tep SRL, ubicada en calle Racedo de Paraná. También hoy declararon Ignacio Fariña y Maximiliano Pepe. Todos ellos ciudadanos comunes. Todos comparecieron de manera personal, y si no lo hacían podían llegar a ser traídos por la fuerza pública, atento a que es una obligación asistir a una audiencia judicial.

Lo que es muy sugestivo es que en este mega juicio no todos los testigos declararán en forma presencial, sino que de esa manera lo harán solo los “ciudadanos de a pie”. Resulta que algunos, amparados en fueros o en privilegios legales, en vez de dar la cara y asistir de manera presencial, declararán a través de un escrito.

Los testigos que presentan escritos son: el Senador Nacional Edgardo Kueider, el Ministro de Economía, Hugo Ballay, y el presidente del Tribunal de Cuentas de Entre Ríos, Diego Lara, entre otros.

Dicen en los pasillos de tribunales, que a pesar de que tanto la fiscalía como  la defensa pretenden que estos testigos declaren de manera presencial para poder preguntar y repreguntar, algunos que hoy son funcionarios de primera línea no pueden declarar de manera verbal para no someterse a las repreguntas, ya que, o están siendo investigados actualmente, o temen serlo a la brevedad.

Se comenta a viva voz en los pasillos del Palacio de Justicia que Edgardo Kueider no se animaría a que las preguntas de la defensa puedan hacerle pisar “el palito” y se le escape  un poco del modo en que se operaba con Multimedios Regional SRL, y dicen los que saben  – jueces y fiscales – que la causa de la vaca es una cháchara al lado del agujero negro que se abriría con la investigación que llevaría adelante el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull – quien fue designado para investigar el sospechoso direccionamiento de sumas millonarias como pauta publicitaria de parte del gobierno provincial cuando Kueider era Secretario General de la Gobernación -, de la que aún se esperan novedades. Pero dicen en la casa de la justicia que mientras Romero siga en el ministerio, la investigación “viene en carreta”.

El caso es que, según comentan los mentideros judiciales, Kueider pidió no declarar, y que la opción fue el escrito porque no quiere ni pisar las oficinas de calle Laprida. Explican que él conocería que la causa que lo involucra es mil veces más grave que la de “la vaca”, así que, declarando por escrito, se evita no solo la vergüenza de lo que pueda decir, sino que se evita las repreguntas de la defensa, que no es pacifica y están todos furiosos porque, dicen los defensores que “la opereta tiene nombres y apellidos”, que se apuntaría a las iniciales RMR, JRS, EK y GB.  Alguien tenía que caer, dicen.    

Otro que no se presenta personalmente ese mismísimo presidente del Tribunal de Cuentas, Diego Lara, quien debería dar el ejemplo, ya que conduce un organismo de control. Pero parece que el caso de Lara no es muy distinto al del senador, ya que Lara conocería que su situación judicial seria complicada – al igual que la de su esposa Paola Lifsnosky – por el tema de los contratos truchos de la Cámara de Diputados.

Lara y su pareja iban personalmente a cobrar los cheques “endosados” que debían cobrar los empleados contratados.

Algunas acotaciones que se hacían desde el poder judicial era que Lara no se atrevía a declarar verbal no solo por el tema de los contratos de la legislatura, ya que él asegura que no corre riesgo por su amiga la ministra, sino que el problema del presidente del tribunal de cuentas seria que no logra hablar en público. Parece que mientras fue diputado, las veces que tomaba la palabra era siempre con guión, pero que sin guión no podría ni cantar el arrorró. Cuentan que cuando tuvo la entrevista personal que se toma como parte del concurso para acceder a la presidencia del Tribunal, “transpiraba como salame en la guantera” y no podía hilvanar frases completas y concretas.

En definitiva, el mega juicio tiene varios protagonistas, no solo los imputados.

La justicia viene descalabrada en Entre Ríos, el STJER da día a día que hablar – y no precisamente por la calidad o cantidad de fallos -, los hechos de corrupción se conocen pero, o no se denuncian formalmente en donde corresponde, y no hay investigaciones de oficio. Entre Ríos es una provincia sin credibilidad jurídica, está quebrada y cada día más pobre. Las instituciones cada días más degradadas. La gente no cree en las autoridades, en los funcionarios ni en la justicia.  

Alguna vez, y tras la derrota de Rosas en Caseros, Entre Ríos alcanzó el máximo protagonismo histórico en el país.  Hoy, la misma Provincia sigue siendo protagonista en el país, pero no por gloriosos motivos como los de la época de Urquiza. Hoy Entre Ríos es noticia diaria, por la corrupción, la pobreza y la falta de conducción.

Es ésta, acaso, “la Entre Ríos que Urquiza soñó”, como repite la marcha que se canta en los actos oficiales?

Fuente: El Portal de Ricardo David.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios