Los grandes negociados entre políticos y el sindicalismo que contribuyeron a fundir la Caja

Difunde en las redes

The great negotiations between politicians and trade unionism that contributed to melting the Fund.

Actualmente ni los dirigentes sindicales ni los gubernamentales se hacen cargo con su patrimonio personal por haber contribuido a que un organismo estatal quebrara.

El descomunal déficit de la Caja de Jubilaciones de Entre Ríos, que ronda los 19 mil millones de pesos, no es generado solamente por las jubilaciones de privilegio con muy pocos años de aportes, por las incapacidades mal otorgadas o por los muertos que siguen percibiendo sus jubilaciones, sino que también hay otro gran grupo de jubilados irregulares que aportan al déficit.

Se trata de aquellas personas que accedieron a una jubilación en el sistema previsional entrerriano producto de grandes negociados entre dirigentes sindicales y el poder político de turno.

Los grandes favorecidos son los dirigentes, tanto políticos como sindicales, que hoy no se hacen cargo con su patrimonio personal por los negociados que llevaron a fundir la Caja.

Evidentemente, estos acuerdos benefician al político y al sindicalista de turno, que obtienen rédito económico y político a partir del acceso de personas al sistema previsional.

Un claro ejemplo se dio hace algunos años, cuando un grupo 732 cocineras y cocineros de comedores escolares, pertenecientes a UPCN, recibieron el pase a planta permanente de la administración pública provincial, con un año de antigüedad y la gran mayoría mayor de 50 años.

Así, ese nutrido grupo pudo acceder a la jubilación, por un acuerdo entre José Ángel Allende y el gobernador, a pesar de no cumplir con los requisitos de antigüedad y aportes necesarios que exige la ley previsional.

Este tipo de arreglos, que se dan con frecuencia, a la larga termina haciendo que la Caja sea absolutamente deficitaria.

Hoy, ni Allende, ni el gobernador Gustavo Bordet, ni los ex gobernadores, se hacen cargo con sus patrimonios personales, que sin dudas se beneficiaron por este tipo de acuerdos, por el enorme déficit que hoy tiene la Caja de Jubilaciones.

Tampoco responde Busti por los jubilados del Banco de Entre Ríos, que fue privatizado durante su gobierno con el argumento de que daba pérdidas a las arcas públicas provinciales.

El entonces gobernador Busti vendió los activos del banco y se quedó con todos los pasivos, incluidos los trabajadores que posteriormente se jubilaron en el sistema previsional provincial, sin haber hecho los aportes necesarios.

Lo mismo ocurrió con el frigorífico Santa Elena, cuando los más de 2000 trabajadores pasaron a la Caja sin los aportes suficientes.

La Caja no solo quebró por los jubilados de privilegio, las incapacidades mal otorgadas y los muertos que siguen cobrando, sino también por los acuerdos entre dirigentes sindicales y políticos para que entrara gente sin aportes.

Con una Caja de Jubilaciones totalmente quebrada, este año será recordado no solo por el de la pandemia, sino también como uno de los de mayor ajuste para los jubilados.

Primero, porque quienes debían jubilarse este año, no pudieron acceder al sistema previsional; y segundo, porque no solo no tuvieron aumentos sino que, además, sufren fuertes recortes con la Ley de Emergencia, que les saca el 10% de sus ingresos.

Actualmente, nadie responde por el déficit de la Caja, y se acusa al mismo sistema de generar pérdidas.

Sin embargo, hay quienes se beneficiaron política y económicamente con el vaciamiento del organismo previsional, y son ellos quienes deben responder con su propio patrimonio.

Fuente: El Portal de Ricardo David.

Difunde en las redes

Comentarios

comentarios