La transparencia y la honestidad de Bordet, ¿para cuándo?

Difunde en las redes

Bordet’s transparency and honesty, by when?

La mayoría de los gobernadores han hecho públicas sus declaraciones juradas, pero el mandatario entrerriano, y sus funcionarios, siguen sin permitirle a los contribuyentes y ciudadanos acceder a información fundamental.

Un amplio listado de gobernadores de diferentes provincias ha presentado ya su declaración jurada, pero el gobernador entrerriano, Gustavo Bordet, que solía tener en sus discursos a la transparencia como principal bandera, sigue sin hacerla pública.

El mandatario, al igual que los funcionarios y legisladores que comprenden su gestión, se ampara en la ley 3.386, que establece en su artículo 9 que las declaraciones juradas se presentarán bajo sobre lacrado firmado y serán de carácter secreto, que solo puede ser abierto por investigaciones por enriquecimiento ilícito, a pedido del propio interesado o por orden judicial.

De ese modo, los entrerrianos no tienen manera de conocer si el gobernador, los funcionarios o los legisladores, aumentaron su patrimonio durante su ejercicio en la función pública.

Según la Convención Interamericana contra la Corrupción, las declaraciones juradas son un instrumento esencial para ejercer un control sobre los funcionarios y prevenir los delitos contra la administración pública.

Es más, la ley nacional 25.188 establece la obligatoriedad de presentar DDJJ y afirma en su artículo 10º que “en cualquier tiempo toda persona podrá consultar y obtener copia de las declaraciones juradas presentadas con la debida intervención del organismo que las haya registrado y depositado”, para ello, basta con mandar una solicitud escrita.

Actualmente, cinco gobernadores publican en las páginas web de sus provincias sus declaraciones juradas: Rodolfo Suárez (Mendoza), y Gerardo Morales (Jujuy), ambos de Juntos por el Cambio; y los oficialistas Axel Kicillof (Buenos Aires), Mariano Arcioni (Chubut) y Juan Schiaretti (Córdoba).

A ellos se suma también el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta.

Mientras cualquier ciudadano puede acceder a las declaraciones juradas de estos mandatarios con solo consultar la web, la página oficial del gobierno entrerriano ni siquiera publica el detalle de los funcionarios que componen esta gestión.

Otros siete gobernadores enviaron sus DDJJ a un medio nacional que está haciendo una investigación al respecto: Sergio Uñac (San Juan), Raúl Jalil (Catamarca), Gustavo Sáenz (Salta), Sergio Ziliotto (La Pampa), Jorge Capitanich (Chaco), Gustavo Melella (Tierra del Fuego) y Alicia Kirchner (Santa Cruz).

Según señala este medio, el gobernador entrerriano respondió a través de la “vocera”, Marisel Brusco, afirmando que Bordet está amparado por la ley provincial 3.386.

Esta normativa está vigente desde hace varias décadas, a pesar de que con posterioridad la nación sancionó una ley superadora, a la que la provincia no se adhirió.

Mientras que en la nación las DDJJ son públicas y digitalizadas, en Entre Ríos están impresas en papel y quedan resguardadas en su sobre lacrado y secreto, lo cual ampara hoy a Bordet y al resto de sus funcionarios.

La ley nacional afirma que “toda persona” puede acceder a las declaraciones juradas mencionadas en esa normativa, mientras que en nuestra provincia se necesita una orden judicial.

Esta misma normativa provincial es la que le permite a Diego Lara, que lleva varios años en la función pública, desestimar un pedido de informes de un ciudadano acerca de su patrimonio, información no menor, cuando el legislador está a horas de asumir como titular del Tribunal de Cuentas provincial.

Por otra parte, la no presentación de la declaración jurada en Entre Ríos puede dar lugar a la retención de haberes y, como máximo, a la suspensión, cesantía o inhabilitación, en tanto que en la nación se considera una falta grave, y puede llevar a una causa penal.

Sin embargo, más allá de lo que pauta una ley que tiene varias décadas de vigencia, se espera que un mandatario que hablaba permanentemente de la honestidad y la transparencia, sea honesto y transparente con los ciudadanos de su provincia.

Ese no es el caso de Bordet, que evita brindar la información no solo a los contribuyentes y vecinos, sino también ante el requerimiento expreso de un medio nacional, al igual que hacen sus funcionarios ante los pedidos de informes.

Aquella palabra que estaba presente casi como una muletilla en cada discurso del gobernador, sigue sin aparecer en la práctica, y los entrerrianos tienen que seguir esperando.

Fuente: El Portal de Ricardo David.

Difunde en las redes

Comentarios

comentarios