La piojera llegó a la Policía de Entre Ríos

Difunde en las redes

The piojera arrived at the Entre Ríos Police.

Con sueldos por debajo de la línea de pobreza y sin combustible para los patrulleros, se dispara un alarmante crecimiento de participación de oficiales y agentes de policía en hechos delictivos.

El pasado fin de semana se realizó en Concordia una serie de allanamientos en los que se secuestraron automóviles, armas, drogas, y mercaderías varias, por una supuesta asociación ilícita en la que estarían involucrados punteros políticos y efectivos de la Policía de Entre Ríos.

Este martes, en la ciudad de Bóvril fue detenido un oficial de policía de apellido Taborda, que podría haber estado involucrado en un intento de homicidio y robo, ya que sería el propietario de un vehículo involucrado en el ilícito y habría participado del mismo.

Situaciones similares, que vinculan a miembros de la fuerza policial con hechos delictivos, lamentablemente, se replican a lo largo y a lo ancho de la provincia con una continuidad que alarma.

Lejos de cualquier intención de justificar estos graves hechos,  de los que se desprende aun mayor conmoción o alarma por la calidad de funcionarios policiales  de sus participantes,  los cuantiosos episodios delictivos que se vienen suscitando con integrantes de la fuerza que nos deben proteger, desnuda una muy preocupante realidad que atraviesa hoy la Policía de Entre Ríos, en donde una enorme cantidad de efectivos cobra sueldos muy por debajo de la línea de pobreza.

Existen numerosos estudios criminológicos en el país, no en la Provincia porque el área pertinente no los realiza, mucho menos se han visto acciones de la dirección de política criminal, que sostienen que de la crisis económica, como la actual que atraviesa Entre Ríos,  inmediatamente se disparan los hechos criminales por actores que no solían integrar el espectro común y habitual de la criminalidad.

En otras, la desesperación del sector trabajador con muy magros sueldos y el consecuente imepdimento de lograr el sustento de su familia, también se posiciona como una variable que trastoca incluso a los efectivos involucrados en delitos, tentados por el dinero fácil y por negociados espurios, que por su propia labor pueden facilitar.

Como portadores de un arma reglamentaria, los oficiales son frecuentemente tentados a participar en ilícitos, y muchos, lamentablemente, empujados por la miseria que padecen, se corrompen.

No son todos, eso está claro. Existen aquellos efectivos que, aun a pesar de tener un sueldo por debajo de la línea de pobreza, la pelean con honestidad para hacer frente a una durísima realidad, a pesar de que se sospecha que son víctimas de estafas.

La operatoria sería a través de código conocido bajo el número 181, que otorga un plus en los haberes bajo el concepto de “riesgo y peligrosidad” a los efectivos policiales.

Según pudo saber este Portal, una integrante  de la fuerza había percibido durante casi un año una cifra por el código 181 que se excedía considerablemente conforme a la labor que presta.

El agravante es que se trataría de una persona muy vinculada a un alto mando de la Policía de Entre Ríos y que se estima que esta oficial percibió el plus en detrimento de otros miembros de la fuerza, que en los mismos meses tuvieron descuentos en ese concepto sin saber por qué.

A esta situación sumamente irregular y a los bajísimos salarios que cobran los efectivos de la fuerza, se suma un comentario que llega desde distintos puntos de la provincia con respecto a la falta de combustible.

En Paraná, por ejemplo, se afirma que se entregan unos 10 litros diarios por vehículo, cuando en realidad, según se informó a este Portal, para un patrullaje efectivo y permanente en un día se requieren alrededor de 50 litros.

Pero esta situación no sería exclusiva de Paraná, sino que se daría en todas las ciudades de la provincia, principalmente las más grandes, en donde se necesita un gran número de vehículos circulando al mismo tiempo por diferentes zonas para garantizar la seguridad de la población.

Mientras esto ocurre, los hechos delictivos que se registran día a día en toda la provincia crecen no solo en cantidad sino también en violencia.

Los arrebatos que terminan con vecinos lesionados son una constante en todas partes, irrupciones en las viviendas, violentos robos en comercios y demás, se denuncian diariamente.

Pero también hay una gran cantidad de ilícitos que los ciudadanos ya eligen no denunciar porque tienen que realizar una serie de trámites sumamente engorrosos que raramente les reportan resultados positivos, como recuperar las pertenencias sustraídas.

Además, de la falta de combustible, miembros de la policía también han comentado a este Portal que, en medio de la pandemia por el coronavirus, no reciben barbijos recomendados para evitar el contagio.

Según comentan, solo les proveyeron tapabocas de dudosa calidad, que recuerdan a los flecos de cometa.

El comentario es que es más lo que incomodan que lo que protegen del contagio del virus debido a la mala calidad, por lo que algunos prefieren incluso no usarlo, ya que consideran que es un elemento que no brinda protección por su mala confección.

Mientras los vecinos de la provincia de Entre Ríos son día a día víctimas de hechos delictivos, hoy la fuerza policial está en condiciones paupérrimas.

Los sueldos que cobran los efectivos están, en una gran cantidad de casos, por debajo de la línea de pobreza. Algunos oficiales se han visto involucrados en ilícitos con una frecuencia alarmante. El combustible destinado a los patrulleros es mucho menos de la mitad que el que necesitarían diariamente. Y los efectivos deben utilizar barbijos que no les proporcionan la protección adecuada frente al coronavirus.

A pesar de eso, las autoridades de la provincia, jefes departamentales, el jefe provincial, la ministra de Gobierno y Seguridad, Rosario Romero, siguen mirando para otro lado.

Una vez más, su silencio e inacción se transforman en cómplices, primero de la miseria que atraviesan los miembros de la fuerza, y segundo, de la inseguridad de la que son víctimas los entrerrianos.

Fuente: El Portal de Ricardo David.

Difunde en las redes

Comentarios

comentarios