La ley de Emergencia municipal le soluciona los compromisos internos a Bahl y deja libre a la agencia de colocación de Romero y Halle

Difunde en las redes

The municipal Emergency Law solves Bahl’s internal commitments and frees the Romero and Halle placement agency.

Sorpresivamente ingresó el jueves y se aprobó el viernes sobre tablas, con el llamativo voto de Acevedo y Bauzá, se suspenden las designaciones y subsidios por seis meses más, con posibilidad de prorrogar a un año.

El Honorable Concejo Deliberante de Paraná aprobó este viernes la ordenanza que prorroga el estado de emergencia administrativa, económica y financiera de la Municipalidad de la capital provincial, que había sido aprobada en octubre de 2019, durante la gestión de Sergio Varisco.

La normativa ingresó el jueves y se aprobó el viernes con todos los votos del oficialismo y también, llamativamente con los de la radical Claudia Acevedo y la concejal del Pro Desiree Bauza, mientras que Walter Rolandelli, Francisco Avero y Maximiliano Rodríguez Paulín, no apoyaron.

El objetivo de la ordenanza, según el texto aprobado sobre tablas es el de “continuar las tareas de ordenamiento funcional de la administración; mejorar el nivel de empleo público y de distribución de ingresos; reestructurar las obligaciones en curso de ejecución, la deuda pública, y garantizar el cumplimiento de sus funciones esenciales en beneficio de la ciudadanía”.

Pero, más allá del objetivo “institucional”, también tiene uno político, ya que le brinda un amparo al intendente Adán Bahl frente a los compromisos asumidos en campaña, según expresaron varios sectores del justicialismo paranaense.

El entonces vicegobernador, de acuerdo con los comentarios de la militancia peronista, recorrió la ciudad, las unidades básicas y los barrios durante 2019 comprometiéndose con los diferentes sectores y asegurándoles que si le brindaban su apoyo para la campaña, luego tendrían lugar en los cargos de poder del municipio.

Sin embargo, cuando Bahl llegó al gobierno de Paraná ya estaba en vigencia la Emergencia aprobada por la anterior gestión, lo que le permitió al presidente municipal aplazar el cumplimiento de aquellos compromisos.

Ahora, con la prórroga de la Emergencia municipal, el intendente prorroga también los pedidos y las presiones que recibe de parte de aquellos que le brindaron su apoyo durante la campaña.

Así, los sectores de los diputados provinciales José Cáceres y Julio Solanas, de la diputada nacional Blanca Osuna, de los presidentes de básicas, de la agrupación Luche y Vuelve, y otros, deberán esperar otros seis meses (o un año) para presionar al intendente para que cumpla sus compromisos, inclusive concejales de su sector que todos los días le preguntan cuándo saldrán los cargos.

El intendente se ampara en el artículo 4 de la normativa, que suspende “por el plazo que dure la emergencia, los subsidios, subvenciones y todo otro compromiso de carácter similar que, directa o indirectamente, afecten o pudieran afectar los recursos de la Municipalidad”, y en el artículo 7, que prohíbe “durante el plazo de un año, la realización de designaciones y recategorizaciones en la planta permanente del Municipio, ya sea en la órbita del Departamento Ejecutivo o del Honorable Concejo Deliberante”.

Por otra parte, el artículo 11 prevé que “el funcionario que autorice o concrete actos o contrataciones que no hayan dado cumplimiento a las normas que aquí se exponen, sus reglamentaciones y modificaciones, serán personal, civil y patrimonialmente responsables, si de aquellos resultare la obligación de pagar sumas de dinero o cualquier otro perjuicio a la administración municipal”.

En otras palabras, el argumento de Bahl para evadir por un tiempo más sus compromisos políticos es que será responsable por el perjuicio económico que ellos pudieran ocasionarle al municipio, amparándose en la ordenanza de la Emergencia.

De todos modos, la normativa deja abierta una puerta para que el sector de Rosario Romero y José Carlos Halle pueda mantener en pie lo que dentro del justicialismo llaman la “agencia de colocación” dentro del municipio, al igual que a nivel provincial, ya que a través de la secretaría de Gobierno de Santiago Halle y la de Eduardo Macri son los que velan por el cumplimiento de esta ordenanza.

Este viernes, el intendente salió ante los medios a remarcar que él tiene una excelente relación con todos los sectores del Partido Justicialista paranaense, comentario que no cayó nada bien en aquellos sectores con los cuales Bahl tiene compromisos pendientes.

Es que, para tener consenso y apoyo en la campaña, el intendente hizo numerosos acuerdos y apenas asumido los pospuso argumentando que no podía realizar designaciones por la Emergencia aprobada durante la gestión de Varisco.

Ahora, Bahl prorrogó la Emergencia, que tiene el nombre y el apellido de los Núñez, los Cáceres, Solanas, Osuna, González, y de las agrupaciones kirchneristas como La Cámpora y la Luche y Vuelve, que acordaron espacios de poder en el municipio y le exigen al intendente que los cumpla.

Desde muchos de estos sectores trascendió que el intendente había asumido compromisos con ellos y no los cumplió durante el primer año de gestión, y ahora los posterga por otro año más.

Cuando vengan esos dirigentes o los presidentes de básicas a plantearle sus reclamos al intendente, este se amparará en la Emergencia recientemente prorrogada.

De este modo, la ordenanza, sancionada con el aval de la radical Acevedo y la dirigente del Pro Bauza, le soluciona al intendente sus problemas por no cumplir los compromisos políticos, mientras que sigue permitiendo que funcione la agencia de colocación de Romero y Halle.

Fuente: El Portal de Ricardo David.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios