La desidia en la Policía: chalecos rotos, ningún elemento de desinfección, y sanciones a los que hablan

Difunde en las redes

Laziness in the Police: torn vests, no element of disinfection, and sanctions to those who speak.

Hay una gran preocupación de los miembros de la fuerza por su seguridad y su salud.

La nota periodística publicada por el Portal de Ricardo David el dia de ayer, acerca de la preocupación en la Policía de Entre Ríos por una posible cadena de contagios tuvo una enorme repercusión tanto dentro como fuera de la fuerza y fue el detonante para que efectivos policiales se animaran a dar a conocer el lamentable estado de la PER.

A la gran preocupación por los comisarios, efectivos, funcionarios aislados por contactos estrechos con casos positivos de coronavirus, se suma la bronca e incertidumbre del resto de los miembros de la fuerza por el deplorable estado de los elementos que deben utilizar y la falta de elementos de desinfección.

En fotos enviadas a este Portal por un funcionario que pidió que se resguardara su nombre por temor a represalias de parte de las autoridades, puede verse cómo los chalecos antibalas se encuentran muy gastados y rotos.

A las roturas, se agrega la falta de elementos para desinfectarlos contra el COVID-19, a pesar de que es conocido que un chaleco es utilizado por varios efectivos en un día.

En este caso, las imágenes llegaron desde la división Bancaria, pero hay comentarios en las otras áreas de la policía acerca de un similar estado de los elementos de trabajo.

Según afirman, hay un total desinterés de parte de las autoridades de proteger tanto a los agentes como a los vecinos en general de esta pandemia, por lo que los insumos de protección escasean de manera preocupante y tienen que procurárselos ellos mismos.

Quizás más preocupante que la desidia en sí de parte de las autoridades sean las represalias que afirman recibir los miembros de la fuerza que dan a conocer las lamentables condiciones en las que deben desarrollar su trabajo.

De acuerdo con los comentarios, por dar a conocer la preocupación acerca de una posible cadena de contagios de coronavirus, hay funcionarios que recibieron sanciones y apercibimientos.

Sin embargo, debido a la desidia de parte de las autoridades, los trabajadores de la fuerza buscan sacar a la luz la situación para intentar hallar una respuesta.

La Policía de Entre Ríos, a cargo de la ministra Rosario Romero, es desde hace tiempo uno de los principales focos de reclamo contra el gobierno provincial por los desmanejos con los fondos y por las deplorables condiciones laborales.

De todos modos, quienes intentan dar a conocer la situación, lejos de recibir una respuesta, afirman que son sancionados por hablar.

Fuente: el Portal de Ricardo David.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios