Fuerte presión en la Justicia para que la causa de Kueider por corrupción no avance

Difunde en las redes

Strong pressure in the Justice so that the cause of Kueider for corruption does not advance.

La Justicia entrerriana sigue perdiendo credibilidad mientras los delitos contra la administración pública no se investigan, o avanzan con una lentitud llamativa comparados con los hechos privados.

La investigación de la causa por corrupción contra el actual senador nacional Edgardo Kueider presenta demoras sumamente llamativas.

Según los comentarios en los pasillos de Tribunales, existe una fuerte presión desde las altas cúpulas del gobierno provincial para que  la causa no avance.

Kueider está siendo investigado por los delitos de peculado y negociaciones incompatibles con la función pública, junto con el empresario Adrián Bruffal, de Multimedio Regional, por contrataciones por más de 40 millones de pesos entre 2016 y 2017, en la cual toda la facturación era correlativa.

En ese entonces, el hoy senador era secretario general de la gobernación, durante la primera gestión de Gustavo Bordet al frente de la provincia.

Sin embargo, esta y otras causas que investigan delitos contra la administración pública prácticamente no muestran avances, a pesar de peritajes y pruebas.

En el caso de la causa de Kueider, resulta sumamente llamativo que todavía no se ha dado a conocer ni se tomaron medidas luego de que el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull solicitara en junio del año pasado que se interceptara el entrecruzamiento de llamadas y mensajes entre Kueider y Bruffal.

También se peritaron las llamadas de la actual secretaria de comunicación de la provincia, Maricel Brusco Re y la actual subsecretaria de gestión administrativa y asuntos jurídicos dependiente de dicha secretaria, Mariela Del Carmen Teruel.

Fuentes judiciales bien informadas comentan que el material que se habría de aquel peritaje es sumamente comprometedor, pero llamativamente no se registran avances en la causa.

El comentario en la ciudadanía es que la Justicia entrerriana es cada vez menos creíble y genera desconfianza a medida que los delitos por corrupción contra la administración pública no se investigan o lo hacen con una velocidad muy menor a la de las causas privadas.

Kueider hoy es senador nacional, ya que su amigo Bordet lo puso en el primer lugar de la lista de candidatos el año pasado para otorgarle los fueros, debido a su complicada situación judicial.

En términos legales, eso no impide que la investigación judicial avance y se recaben todas las pruebas necesarias para determinar si hubo o no delito contra la administración pública.

Sin embargo, los lazos de Kueider le permiten seguir gozando de impunidad en una causa que lo tiene seriamente implicado, mientras la Justicia entrerriana sigue perdiendo credibilidad ante la ciudadanía.

Fuente: el Portal de Ricardo David.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios