Entre Ríos: En plena emergencia y ajuste, más gastos para la política

Difunde en las redes

Entre Ríos: In full emergency and adjustment, more expenses for politics.

Mientras se le exige esfuerzo y solidaridad al sector privado, a trabajadores y jubilados, para destinar al sistema sanitario y asistencial, a pesar de la emergencia y de que el 90% de la administración no concurre a sus oficinas, un nuevo beneficio para una subsecretaría netamente política.

El Gobierno Provincial no para de dar ejemplos de las inconsistencias entre la emergencia declarada y los gastos descomunales e innecesarios en beneficio de sus funcionarios y funcionarias, como también del incremento exponencial, a pesar de la crisis y la grave cuestión sanitaria, de las designaciones.

Todo el esfuerzo que se le exige no solo a los trabajadores y jubilados estatales, sino también a los privados, sector más golpeado en la emergencia, parece estar destinado exclusivamente a cubrir las necesidades políticas de Gustavo Bordet  y sus más cercanos.

Este martes pasado El Portal de Ricardo David, daba cuenta de una llamativa solicitud de cotización para el alquiler de una lujosa propiedad para el uso exclusivo de la secretaria de comunicación de la provincia, Maricel Brusco.

A pesar de que actualmente y desde hace 5 meses las oficinas están prácticamente vacías por la dispensa de concurrir a los lugares de trabajo y la generalidad de los estatales y funcionarios trabajan desde sus casas mediante la modalidad remota, como también de la gravísima situación económica y financiera que atraviesa la Provincia, el Estado destinará miles de pesos mensuales para la locación de un inmueble.

La innecesaridad en el gasto se hacía visible, más aun si se tiene en cuenta el destino que le darán a esta nueva erogación, la secretaria de comunicación instalaría “el área de redes sociales”, vale decir, el ejército de troles del Gobernador Gustavo Bordet.

Quedaba claro que lo imperativo para el Gobierno, lo primordial, actualmente pasa por levantar la caída imagen del Gobernador y el gobierno, es decir, satisfacer las necesidades políticas del sector.

La “necesidad” de la secretaría de comunicación visibilizaba dos situaciones que vienen siendo expuestas por este medio.

En primer lugar, la confirmación de varias denuncias que ha realizado este Portal respecto de la existencia de una especie de comando pago para atacar a la prensa y a los ciudadanos que critiquen al gobernador y a sus principales y más cercanos funcionario y funcionarias.

En segundo lugar, un hecho que viene siendo una constante y que se ha agudizado con la dramática situación ambiental producto de la desidia y de la falta de acciones e incluso con serias presunciones de intencionalidades, como lo es las quemas en las islas del Delta de Paraná.

Desde hace meses Bordet viene siendo objeto de durísimas críticas en las redes, con acusaciones hasta con tintes delictivos por parte de ciudadanos principalmente de Rosario y las zonas aledañas, agudizándose más recientemente la consideración del mandatario por los fuertes cuestionamientos y denuncias por parte de conocidos influencers nacionales.

En las redes sociales, un mundo amplísimo habitado en su gran mayoría por personas que marcan tendencia, la apreciación sobre Bordet es lapidaria, tanto que desde hace un tiempo el gobernador o su sector comunicacional evita realizar publicaciones porque los comentarios en las mismas se convirtieron en inmanejables.

Ante cualquier intento de comunicar acciones de su Gobierno, los usuarios en las redes ya no esconden su descreimiento, su malestar y rechazo que les provoca su figura.

Lógica existe, se viene diciendo mucho y haciendo poco o nada, como también por las contradicciones de un gobernador que manifiesta una crisis y mal gasta los recursos, y, finamente la denuncia de manera reiterada corrupción estructural atestada en su gobierno.

De ahí la imperiosa necesidad de darle aun mayor margen a los encargados de las redes sociales que hasta diciembre condujo Edgardo Kueider y hoy lo hace Brusco.

Lo que seguramente el Gobierno no imaginaba, al solicitar cotización para una nueva oficina amplísima y en zona residencial, es que se descubriera una nueva irregularidad, una nueva inconsistencia, ya que la necesidad para el área denota que la descomunal cantidad de contratados para la misma, con el único objeto de revertir su imagen y embestir la crítica.

Algo similar sucede con otra nueva cotización para otro nuevo alquiler por parte del Gobierno.

En esta oportunidad para la subsecretaria de juventud de la provincia que conduce Brenda Ulman.

Los paralelismos entre el área de Brusco y Ulman provienen de un factor común, Edgardo Kueider.

Este Portal expuso en su oportunidad que el arribo de la joven bovrilense a la tan ansiada nómina de funcionarios públicos se produjo por obra y gracia del hoy senador nacional.

Ulman pertenece a su sector conformado por familiares, afines y afines de sus familiares.

El desembarco de la joven no fue el esperado por Kueider, el recambio de funcionarios con la reasunción de Bordet provocó algunos movimientos en las reparticiones, así, de ser secretaria, el área de juventud, pasó a ser subsecretaria.

El cambio de rango no fue el único inconveniente para Ulman, también le sacaron la importante propiedad del Instituto del Seguro donde funcionaba juventud.

Al poco tiempo su situación mejoró, accediendo a una oficina ubicada en una zona residencial y exclusiva de la capital entrerriana, con vista al río y todos los servicios.

Una importante propiedad en calle Buenos Aires, acompañándola en la misma varios afines a Kueider con importante cargos entre los que se encuentra uno de sus hijos.

Según relatan en la Casa Gris, en plena pandemia y con un ajuste programado inicialmente y puesto en práctica, y a pesar del esfuerzo y solidaridad que se exige, el incremento de los gastos políticos en el gobierno y en esta área puntual exponencial.

Tal es así que el lujoso departamento con vista al Río Paraná les quedó chico, surgiendo la “necesidad” en el área de Ulman.

Una de las muestras contundentes de este notorio incremento de las designaciones en “juventud” surge de las condiciones del nuevo inmueble para el área.

Ni dos, ni tres, ni cuatro, sino siete oficinas privadas, agregándose dos sala de esperas, de mínimo.

“Condiciones mínimas: – Superficie cubierta aproximada de 200 metros cuadrados – Hall de entrada y espacio para una oficina. – Ambientes/Oficinas: 7 (siete) oficinas privadas; 2 (dos) salas de espera.- Servicio de agua y cloacas.- Instalación Eléctrica (apta para instalación de Equipos de Computación, Fotocopiadoras, Aires Acondicionados y Artefactos eléctricos)” indica la solicitud de cotización”

Lógicamente la ubicación debe ser residencia: “dentro del radio de 4 (cuatro) cuadras del Centro Cívico (Casa de Gobierno).

La pregunta se hace obligada: ¿para qué?.

La respuesta no puede ser otra que “la política”, una nueva erogación descomunal e innecesaria para satisfacer, para cubrir las expectativas políticas y –claro está- electoralistas de Bordet y sus funcionarios más cercanos.

Un área, juventud, al igual que la de comunicación, netamente política, donde sin dudas la principal fusión es reclutar adeptos, sumarlos a una campaña “en favor de”.

Una muestra de ello lo otorgan las agrupaciones y organizaciones “bordetistas” que han emergido a partid del 2018.

De allí han salido los sellos “jóvenes con Bordet”, “jóvenes de Kueider”, “mujeres de Bordet”, “mujeres de Kueider”, títulos no antojadizos de este Portal, sino que gozan de existencia en la realidad.

Otro gasto innecesario que indigna, más en la actualidad donde solamente se encuentra operativo en sus oficinas el 10% de la administración pública provincial producto de la pandemia como también por la realidad inconmovible de la cantidad de designaciones que se vienen produciendo, y, lo que es peor, con fines políticos que nada aportan a la emergencia hoy declarada y a las necesidades sanitarias y asistencias de los entrerrianos.

Fuente: El Portal de Ricardo David.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios