El gobierno reconoció la lista de vacunados “VIP” que publicó el Portal de Ricardo David

Difunde en las redes

The government recognized the list of vaccinated vip that published the Portal of Ricardo David.

Bordet y Stratta deben explicar por qué se vacunaron sus parejas. Rodríguez Signes y Romero deberán aclarar si hubo abuso de autoridad, incumplimiento de los deberes del funcionario público, tráfico de influencias o malversación de fondos públicos, en un secreto plan estratégico que consistía en vacunar a familiares y amigos.

Este jueves, luego de la publicación de este Portal del listado de vacunados vip en Entre Ríos aseguró el Portal de Ricardo David.

La ministra de Salud, Sonia Velázquez, salió a admitir que hay funcionarios del gobierno provincial que recibieron la vacuna contra el covid.

Lo hizo a pesar de que apenas dos días antes había declarado ante medios afines al oficialismo provincial que en la provincia no había un vacunatorio vip.

Sin embargo, tal fue la repercusión de la publicación de la lista, que a la ministra no le quedó más que confirmar lo que había generado un gran repudio en la ciudadanía, que funcionarios, allegados, familiares y demás, accedieron ya a las dos dosis de la vacuna.

La excusa que encontró el oficialismo para justificar que funcionarios que no son esenciales se vacunaran incluso antes que el personal de salud o personas de riesgo fue lamentable.

Según las palabras de Sonia Velázquez, las personas que pertenecen al gabinete provincial son consideradas “personal estratégico” frente a la pandemia.

De todos modos, cabe preguntarse si este “personal estratégico” está en permanente contacto con el virus por su labor, como sí lo hacen los médicos, enfermeros, e incluso personal de maestranza, cocina, y demás servicios del sistema de salud.

Hoy por hoy, según denuncian profesionales de salud de efectores públicos y privados, hay más de un 60% del personal sanitario que todavía no pudo acceder a vacunarse.

Por ello, es preciso preguntarse si cuando los médicos no puedan atender a los pacientes porque enfermaron de covid, los atenderán algunas de las personas que están en el listado.

¿Será Marcelo Bertelotti, el esposo de Laura Stratta, el chofer de la ambulancia? ¿Será Julio Rodríguez Signes, fiscal de Estado, el que lleve la camilla? ¿Sería Mariel Ávila, la esposa del gobernador Gustavo Bordet, la enfermera que coloque el suero? ¿Será la ministra Rosario Romero la médica que haga el diagnóstico? ¿Será Alicia Benítez, titular de la DPV, la mucama que tienda la cama? ¿Será Marisel Brusco, secretaria de Prensa, la que dé el parte médico a la familia? ¿Será Mario Imaz, integrante de la comisión fiscalizadora del Iosper, el cocinero del hospital?

Claramente no, por eso es necesario que el gobierno provincial especifique a qué se refiere cuando afirma que las personas que integran el listado son “personal estratégico” y que por ello ameritan haber recibido la vacuna, a pesar de no ser grupo de riesgo o trabajadores esenciales.

Además, ¿quién los atendería a esos funcionarios por cualquier otra afección de salud si el personal sanitario no puede trabajar porque no está vacunado?

Es más, en el ministerio de Salud, absolutamente todos los funcionarios fueron vacunados, aunque salvo un par de excepciones, la mayoría no está en contacto con los pacientes.

Pero no solo los funcionarios del ministerio fueron vacunados, también recibió la vacuna uno de los choferes, que es hermano de la ministra Velázquez, que tendrá que explicar por qué incluyó a sus parientes en la lista, como a otra hermana a quien habría hecho designar en otra repartición provincial.

De igual manera tendrán que explicar el gobernador Bordet y la vicegobernadora Stratta si utilizaron tráfico de influencias para que sus respectivas parejas, Mariel Ávila y Marcelo Bertelotti, que no son personal de salud, ni trabajadores esenciales, ni de riesgo, y ni siquiera se conoce que sean funcionarios del gobierno provincial, fueran vacunados. Que el gobernador y la vice salgan a explicarlo.

También Alicia Benítez, titular de la Dirección Provincial de Vialidad tendrá que dar cuenta de por qué se vacunaron ella y su marido, Miguel Feltes, también funcionario vial, y qué condición de “estratégicos” cumplen para el funcionamiento de este provincia, siendo que las rutas de las que ellos deberían encargarse son un desastre.

Mario Imaz, otro de los que accedió a la vacuna antes de que fuera su turno, integra la comisión fiscalizadora del Iosper, que está fundido y sin cobertura a sus afiliados desde hace 20 días, prueba de que los funcionarios que allí se desempeñan no son esenciales.

Los profesionales del derecho del gobierno provincial, como el fiscal de Estado Julio Rodríguez Signes o la ministra, ex legisladora provincial y nacional y ex convencional constituyente Rosario Romero, tendrán que aclarar si se cometió algún delito.

Por el momento, la ciudadanía espera que se les explique si en este  caso hubo abuso de autoridad, incumplimiento de los deberes del funcionario público, tráfico de influencias o malversación de fondos públicos, entre otros.

Esto es así porque quienes integran el listado de los vacunados vip en la provincia se vacunaron antes que el personal de salud y demás trabajadores esenciales o grupos de riesgo, por lo que la ciudadanía pide explicaciones y renuncias.

Es más, en muchos pueblos y ciudades pequeñas de la provincia todavía llegaron las vacunas, y en aquellos lugares en donde hay un solo centro asistencial con 15 o 20 trabajadores de salud, si se contagia uno hay que cerrar el nosocomio por varios días, dejando sin prestaciones médicas a toda la población.

Por otra parte, desde que comenzaron a llegar las vacunas, en los últimos días de diciembre del año pasado, la ministra de Salud y demás funcionarios explicaron acerca de cómo se llevaba adelante la vacunación en la provincia.

Sin embargo, siempre ocultaron y escondieron el hecho de que se estaban vacunando funcionarios, legisladores y familiares. Eso nunca se informó, pero tuvieron que salir a admitirlo luego de que se desatara el escándalo tras la publicación de este Portal.

De ese modo, las estadísticas que brinda el gobierno provincial acerca de los enfermos, recuperados y muertos por covid dejan de ser confiables, como así también aquellas que tienen que ver con la cantidad de vacunas que llegaron, cuántas personas se han vacunado y demás.

El hecho de que la ministra dos días atrás haya falseado información diciendo que en Entre Ríos no hay vacunatorios vip y que horas más tarde tuviera que admitir que funcionarios del gobierno se vacunaron, erosionó toda credibilidad que le quedaba al oficialismo.

Por ello, tampoco queda tranquilidad con respecto a los números que se han informado de inversiones en el sistema de salud desde el comienzo de la pandemia.

Es conocido que el Banco Interamericano de Desarrollo financia muchos de los programas que lleva adelante el sistema sanitario provincial, y este escándalo podría traer consigo una fuerte desinversión y quita de confianza.

Cualquier asesor o consultor del BID que viera la absoluta falta de transparencia con respecto al programa de vacunación de covid 19, desaprobaría inversiones y financiaciones de programas futuros.

Por esto, y porque la ciudadanía exige respuestas de manera urgente con mucha indignación en algunos casos y desilusión en otros, es necesario que todas y cada una de las personas que aparecen en los listados salgan a dar la cara y a explicar esta situación.

Sería un acto de absoluta cobardía que se mantenga el silencio generalizado del oficialismo que rige hasta ahora, que solamente la mandó a Velázquez a pararse frente a las cámaras.

También sería de cobardes esconderse detrás de un comunicado.

El pueblo, los ancianos que no pueden salir de sus casas desde hace casi un año, los trabajadores del sistema sanitario y esenciales que temen por su salud y por la de sus familias, los niños y estudiantes que no pudieron pisar un aula en todo un año lectivo, los empresarios privados que vieron fundirse al trabajo de todas sus vidas, los trabajadores que se quedaron sin empleo, todos los entrerrianos en general, esperan una explicación.

Deberían salir a dar la cara, publicó el Portal de Ricardo David.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios